Contundente ha sido este martes el Departamento de Estado al comunicar a los ciudadanos estadounidenses el posible peligro de viajar a Europa durante la próxima temporada de verano. Si bien hace algún tiempo los servicios de inteligencia advertían que los próximos blancos de ataques serían las costas de Europa y sus principales centros vacacionales, ahora el organismo norteamericano es específico.

La Eurocopa o el Tour de Francia son mencionados como puntos de mira del #Terrorismo radical, a celebrarse entre los próximos meses de Junio y Julio. El próximo encuentro mundial de la juventud, de carácter religioso que reunirá dos millones y medio de personas en Cracovia, es también otro de los eventos que posiblemente podría sufrir algún tipo de acto terrorista.

Anuncios
Anuncios

A finales del pasado mes de Abril, los servicios secretos italianos y alemanes difundieron la noticia de posibles infiltrados del #Estado Islámico entre la población civil para cometer atentados en centros turísticos de enorme afluencia de veraneantes. Informes redactados por las agencias de inteligencia afirman derramamientos de sangre a orilla de playa con armas automáticas o explosivos con el fin de que nadie pueda escapar. Hoteles y resorts también han sido descritos como posibles blancos. La Costa del Sol en España, el sur de Francia y ambas costas italianas serían las favoritas para actuar según informantes de los servicios secretos en África.

Las autoridades nunca se habían planteado custodiar dichos centros, admitiendo la dificultad de proteger las playas ante una eventual amenaza que podría llegar a una nueva dimensión del terror y de paso, golpear fuertemente al sector turístico.

Anuncios

El Departamento de Estado aconseja a sus ciudadanos estar preparados para mayores controles de seguridad y evitar todas las citas de afluencia masiva de público.

Posterior a la caída de las Torres Gemelas en el 2011, ha sido Europa la que ha sufrido los mayores atentados, sobre todo Francia, como el perpetrado el pasado 13 de noviembre que dejó ciento treinta muertos en París ante la estupefacción de la comunidad internacional.

  #Unión Europea