Grecia respira tranquila. Después de una intensa noche de negociaciones, los socios del euro, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el gobierno griego han podido desbloquear dinero del tercer rescate griego la madrugada del miércoles. Los acreedores de Grecia han pactado liberar 10.300 millones de euros del tercer rescate -acordado el verano pasado por un valor de 86.000 millones- después de que el parlamento heleno haya aprobado drásticos recortes. El gobierno griego necesitaba una parte de este dinero en junio para evitar la quiebra.

Los ministros de finanzas de los países del euro han puesto sobre la mesa, además, un tímido plan de reestructuración de la astronómica deuda del país (180% del PIB) para responder a la exigencia del FMI, que desde hace tiempo alerta de que la deuda es impagable.

Anuncios
Anuncios

No habrá una quita nominal, pero alargará el vencimiento de los créditos de 28 a 32 años, entre otras medidas. La cuestión de la deuda es de alto voltaje político: Alemania se niega a cualquier cosa que suene a una rebaja de la deuda y de hecho el plan de reestructuración sólo prevé una pequeña reducción de los tipos de interés y la ampliación de los plazos de devolución. Unas medidas que dan un poco de oxígeno a las desastrosas finanzas griegas y al gobierno de Syriza, pero que no acaban con las incertidumbres del tercer rescate.

Calendario alemán

El alivio de la deuda griega se adapta al calendario electoral alemán: hasta 2018, después de las elecciones generales alemanas, no hay medidas significativas. El gobierno de Angela Merkel nunca ha querido hablar de quita de la deuda griega, pero en las últimas semanas Berlín ha terminado por reconocer que son necesarias medidas para aliviar la deuda del país.

Anuncios

La condición, sin embargo, es esperar a después de los comicios para no perjudicar electoralmente a los partidos que forman el gobierno.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha negado que aplazar las medidas importantes para reestructurar la deuda sea consecuencia de las elecciones alemanas, previstas para el 2017. #Unión Europea #Crisis en Grecia