Fuertes combates se han desarrollado este sábado en el norte de Siria, donde del auto proclamado #Estado Islámico intenta hacerse con la ciudad de Marea, situada cerca de la frontera con Turquía y controlada por los rebeles. Los combatientes del Estado Islámico comenzaron una ofensiva sorpresa en el área el jueves pasado y durante este sábado han atacado la ciudad con tanques y coches bomba, según diversas fuentes. La ONU teme por la vida de decenas de miles de civiles atrapados entre los combates. El área situada entre la ciudad de Alepo y la frontera turca está dividida entre fuerzas del Estado Islámico, los rebeldes y las zonas controladas por el gobierno.

Anuncios
Anuncios

El alto el fuego decretado en febrero en el país por las fuerzas rebeldes y gubernamentales y Estados Unidos y Rusia no incluye a grupos yihadistas como el Estado Islámico, que siguen sus propias directrices. El Observatorio Sirio en el Reino Unido para la vigilancia de los derechos humanos en la zona ha detallado que los enfrentamientos se habían producido en la ciudad de Marea durante la noche, entre miembros del Estado Islámico y los combatientes rebeldes. La ciudad de Marea ha sido durante mucho tiempo un bastión de las fuerzas rebeldes no yihadistas que han estado combatiendo en los cinco años de conflicto en #Siria. Se sitúa dentro del denominado corredor de Azaz, una línea rebelde clave para los suministros que une la ciudad de Alepo con la frontera con Turquía, pero que ha sido previamente anulada por el gobierno y los ataques aéreos rusos.

Anuncios

Más de 160.000 personas desplazadas

Azaz, a 20 kilómetros al norte de Alepo, alberga a decenas de miles de civiles desplazados. La ofensiva de los militantes inicialmente capturó seis aldeas alrededor de Azaz, cortando de este modo los suministros de Marea hacia el sur. Se cree que todavía unas 15.000 personas permanecen en Marea. La agencia de refugiados de la ONU ha explicado que se encuentra profundamente preocupada por la difícil situación de más de 160.000 personas desplazadas que se concentraban en el norte del país. Han detallado que los civiles que huyen están atrapados en el fuego cruzado de la ofensiva y que luchan para conseguir acceso a los alimentos, el agua y los servicios médicos. #Terrorismo