Cinco pequeñas islas del Pacífico han desaparecido en medio del crecimiento de los mares y la erosión, según dicen los investigadores australianos.Las islas que faltan, son parte del archipiélago de Salomón, no vivía ninguna persona. Los investigadores dicen que es la primera confirmación científica de los efectos del cambio climático, en las costas del Pacífico.

El estudio, publicado en Environmental Research Letters, estudiaba  33 islas utilizando imágenes aéreas e imágenes desde un satélite de 1947 a 2014, combinado con una visión histórica y conocimiento local.Se encontró que el archipiélago había visto que el mar aumenta a una velocidad de 0.4 pulgadas (10 milímetros) cada año durante las últimas dos décadas.

Anuncios
Anuncios

Las cinco islas que han desaparecido todas eran islas con vegetación de arrecife de hasta cinco hectáreas, que en ocasiones fueron utilizados por los pescadores, pero no eran pobladas.

"No eran simples ni pequeñas islas de arena", dijo el líder  autor Simon Albert. Una de las seis islas que han sido fuertemente erosionadas es la Isla Nuatambu, el hogar de 25 familias. La investigación dice que ha perdido 11 casas y la mitad de su zona habitable desde 2011.Los investigadores dicen que su estudio es el primero que científicamente "confirma los numerosos informes anecdóticos, desde el otro lado del Pacífico, de los efectos dramáticos del cambio climático en las costas y las personas".

Sin embargo, el informe subraya que las inundaciones no son el resultado del aumento del nivel del mar.Se encontró que la recesión costal fue sustancialmente peor en las zonas expuestas a la energía de onda alta, y también que los fenómenos extremos y el desarrollo inadecuado, son factores que contribuyen a la erosión.Las Islas Salomón, una nación formada por cientos de islas y con una población de alrededor de 640.000, se encuentran cerca de 1.600 kilómetros al este de Australia.

Anuncios

Algunas comunidades ya se están adaptando a las nuevas condiciones. Varios isleños de Nuatambu se han trasladado a una isla volcánica vecina mayor, según el estudio.Otras personas se vieron obligadas a moverse en la isla de Nararo.

Uno de ellos, de 94 años de edad llamado Sirilo Sutaroti, dijo a los investigadores: "El mar comenzó a entrar en el interior, nos obligó a subir a la cima de la colina y reconstruir nuestro pueblo distanciado del mar."Taro, la capital de la provincia de Choiseul, se convertirá en la primera capital de la provincia, que tendrá que trasladar a los residentes y servicios. #Investigación científica