Alepo podría ser incluido en el “régimen de calma” que ya cubre Damasco y Latakia, ya que Rusia está trabajando con la ONU y Estados Unidos para conseguirlo, según ha informado Sergei Lavrov. También ha advertido que los rebeldes tendrían que abandonar las zonas donde los militares yihadistas aliados están siendo atacados.

En Alepo ya han muerto al menos 250 personas en los últimos diez días. Unas 167 personas han muerto  en el lado oriental controlado por los rebeldes. El martes murieron 14 personas por los disparos de cohetes rebeldes en las zonas controladas por el Gobierno de Alepo.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado una resolución que exige que se protejan en zonas de guerra tanto hospitales, como clínicas y trabajadores del sector de la salud. Staffan de Mistura, un enviado especial de la ONU, viajó a Moscú este martes para discutir los esfuerzos para rescatar con urgencia el cese de las hostilidades en toda #Siria, ya que Estados Unidos y Rusia estuvieron negociándolo a finales de febrero.

Anuncios
Anuncios

Lavrov ha dicho a la prensa que se espera una decisión sobre la inclusión de Alepo en la tregua, posiblemente en unas horas. El objetivo de Rusia, EE.UU y los negociadores de la ONU es ampliar el régimen de calma y, como dijo Lavrov, lo ideal sería que fuese indefinido.

Mistura dijo que espera que mediante la ampliación de treguas locales y el cese de las hostilidades, podrían revitalizarse las conversaciones de paz en Ginebra y reanudarse. “Todos esperamos que en pocas horas podamos relanzar el cese de las hostilidades. Si podemos hacer esto estaremos de vuelta en el camino correcto “, dijo.

Los Estados Unidos y la oposición de Siria han rechazado la afirmación de Rusia que dice que las fuerzas del Gobierno Sirio solamente se dirigen Al-Nusra y los acusaron de ataques indiscriminados contra la población civil.

Anuncios

El Comité Internacional de la Cruz Roja advirtió hace unos días que Alepo estaba siendo empujado al borde de la catástrofe humanitaria. Grandes partes de ésta ciudad han sido destruidas y las infraestructuras han sido gravemente dañadas, esto ha hecho que los civiles se hayan quedado sin agua ni electricidad durante meses.