“El arte siempre de alguna manera es el reflejo de lo que está pasando en la sociedad, y si en esa sociedad en la que estamos viviendo, existen problemas, el verdadero arte que va a salir de ahí, siempre va a ser controvertido de alguna manera”. Así detalla Alejandro Ramírez Anderson porque le interesa un arte crítico con el mundo en que vive.

Ramírez es documentalista y ha dirigido un trabajo sobre la situación de pobreza en los barrios periféricos de la Habana, utilizando como hilo conductor la #Música de Silvio Rodríguez y la iniciativa del cantante de llevar por Cuba sus conciertos. “La música y el arte son confrontativos, siempre tratan de mover sentimiento e ideas; es parte del sentido que tiene”, continúa Ramírez.

Anuncios
Anuncios

Es por ello que este documental llama la atención y sorprende gratamente, pues no es un trabajo musical al uso, sino un trabajo social. “La gente lo conoce como el documental de Silvio, pero no es exactamente eso, trabajamos casi siempre para las personas que más lo necesitan y el documental va hacia esos problemas”, explica el director.