Una de las características principales que tienen los cuartos que guardan los documentos que se están trabajando para las negociaciones y puntos de acuerdo del tratado transatlántico del comercio y las inversiones, entre los #Estados Unidos y la #Unión Europea, es que dan la sensación, aparentemente intencional, según señalan varios eurodiputados, de ser secretos. Al menos esa es la percepción que tienen por las medidas que se toman por el simple hecho de revisar los documentos ahí contenidos.

En primer término, los eurodiputados están cuestionándose la razón por la cual, los documentos no son públicos, según ellos, así debe ser en una negociación que se establece entre comunidades democráticas; es precisamente esta virtud, la que las obliga a informar a la sociedad el camino que están tomando dichas negociaciones.

Anuncios
Anuncios

Sin embargo, sucede todo lo contrario, además de que los cuartos están ampliamente resguardados, es complejo acceder a los documentos.

Las negociaciones llevan tratándose desde hace más de tres años y estas sólo reflejan el lento progreso de unas negociaciones más enfocadas a proteger cierta información que debatir las mismas, al menos esa es la percepción generalizada de varios eurodiputados. Ante tal cuestionamiento, la comisaria Cecilia Malmstrom anunció en un momento que consideró oportuno que habrían  los cuartos a cualquier eurodiputado que lo considerara necesario.

Sin embargo, aun cuando se dio esa apertura, muchos están un poco molestos e incomodos, toda vez que existen una serie de condiciones que a continuación señalo y que consideran son excesivos e innecesarios. Las condiciones que se deben acatar para poder tener acceso son: solicitar con antelación los textos que se pretenden consultar, lo cual despierta ciertas suspicacias, pues intuyen que en eso se presenta un filtro de lo que se consideraría puede ser factible de consultarse y qué no.

Anuncios

Otro requisito es que los que entren al cuarto, deberán despojarse de todas sus pertenencias para evitar filtraciones de información hacia el exterior.  Se insiste en cuestionar cual es el temor de que la información sea pública. Otro requisito es que deben de asegurarse y estar conscientes de que sólo pueden estar ahí en un plazo máximo de dos horas y que se tiene que firmar un acuerdo de confidencialidad y hacerse responsable de cualquier causa penal si se considera que han faltado a ese compromiso.

Las dudas y suspicacias de todo ello, obedece a la idea que se está manejando de que todo esto se hace con la intención de proteger a los inversores y de manera particular a las grandes multinacionales buscándole cierto vació de poder para cabildear fuertemente en la modificación de algunas leyes vigentes en la Unión Europea y hasta cierto punto contradictorias con los intereses de dichas empresas. #Manifestación