Al menos 30 personas, entres ellas varios niños, han muerto en el norte de #Siria en el último ataque llevado a cabo por las fuerzas leales al régimen de Bashar al-Assad en instalaciones médicas en las zonas controladas por la oposición, según han explicado dirigentes de la ONU.

El bombardeo del Hospital Nacional y sus alrededores en la ciudad de Idlib, una capital de provincia liberada del control de régimen en 2015, fue el último incidente en una campaña aérea sistemática contra el personal médico y las instalaciones. Unos ataques que están quedando impunes a pesar de su intensificación en el último año y medio. La oficina del Alto Comisionado de la ONU para los #Derechos Humanos ha detallado que el ataque se produjo a las 10 de la noche del lunes, con múltiples ataques aéreos de las fuerzas pro-gubernamentales dirigidos al hospital nacional.

Anuncios
Anuncios

De acuerdo a los primeros datos, al menos 30 personas han muerto y decenas de civiles han resultado heridos. El número de muertos probablemente aumentará a medida que se desarrollen las operaciones de rescate, según el comunicado.

Objetivos militares legítimos

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha explicado que hay varios niños entre los fallecidos. Todavía no está claro si el ataque fue llevado a cabo por aviones de combate rusos o sirios. El gobierno de Assad considera todos los centros médicos que operan en el territorio de la oposición como objetivos militares legítimos en virtud de una ley antiterrorista aprobada a principios de la guerra civil, que ya alcanza su sexto año.

El mes pasado, un hospital apoyado por Médicos Sin Fronteras y el Comité Internacional de la Cruz Roja fue destruido en un ataque aéreo en Alepo, matando a pacientes y médicos, incluyendo a uno de los últimos pediatras que quedan en la parte controlada por los rebeldes de la ciudad.

Anuncios

Ya en 2013, la comisión independiente de investigación de la ONU que investiga los presuntos crímenes de guerra en Siria dijo que los ataques contra instalaciones médicas estaban siendo utilizados sistemáticamente como arma de guerra por el régimen de Assad. #Terrorismo