La situación en Francia se agrava según pasan las horas, y es que este Jueves se ha vuelto a vivir otra jornada muy intensa de manifestaciones a lo ancho y largo del país, debido a las protestas y paros que han movilizado los sindicatos contra la reforma laboral que pretende introducir el Gobierno francés. 

La escasez de gasolina afecta ya a más de 4.000 surtidoras de toda la nación y está influyendo gravemente en la vida cotidiana de los ciudadanos. Puertos y refinerías se encuentran en estado de bloqueo por los piquetes y la amenaza ya se extiende hasta las centrales nucleares que se suman a la oleada de protestas, lo cual afectaría gravemente al suministro de energía eléctrica.

Anuncios
Anuncios

Con este caldo de cultivo la violencia no ha tardado en aparecer en las calles causando graves destrozos en al menos doce ciudades a la hora de las manifestaciones, y en la capital parisina los piquetes han movilizado cortes en las carreteras que han provocado también colas kilométricas de vehículos atascados en las inmediaciones de la ciudad. A todo esto hay que sumar también el caos que se ha producido en las vías de ferrocarril e incluso la huelga apoyada por los controladores aéreos, obligando a tener que suspender al menos un 15% de los vuelos programados. 

El primer sindicato del país (CGT) no abre ninguna puerta a la negociación, manifestando que simplemente está dispuesta a "bloquear Francia" para forzar que el Ejecutivo se retracte en el proyecto de ley, y según ha asegurado Jean-Claude Mailly, líder de Fuerza Obrera y tercera fuerza de los sindicatos, declarando a los medios que "no queremos negociarlo, sino simplemente que se retire". 

Para agravar la situación y la tensión, el poder Ejecutivo que aprobó el decreto, no está dispuesto a ceder y aunque en un principio parecía que tendía la mano a un posible diálogo en declaraciones del jefe gubernamental del grupo socialista, rápidamente fue corregido por el primer ministro francés Manuel Valls, recordando que la CGT no es quien hace las leyes en Francia. 

Todo esto se produce a escasas fechas del comienzo de la próxima Eurocopa de fútbol, donde parece que los gobiernos aprovechan este tipo de eventos que parecen anestesiar al pueblo, aunque ya vemos que en Francia al menos no es el caso.  #15M #Podemos #Antena3