Según ha publicado la prestigiosa revista especializada Meteoritics & Planetary Science, tras el estudio de unos investigadores italianos y egipcios, han llegado a la conclusión que el hierro que contiene la daga del faraón egipcio Tutankamón procede sin ninguna duda de un meteorito

Los antiguos egipcios consideraban el hierro un metal incluso más valioso que el oro, dada su dificultad para hallarlo, pues no existían minas y estos no habían desarrollado una cultura del metal como hicieron otras antiguas civilizaciones. Este estudio también ratifica dicha teoría, pues lo usaban para la fabricación de objetos preciosos y el puñal revela el alto nivel con que fue tratado a la hora de su fabricación para el jovencísimo faraón, cuya empuñadura al igual que la vaina están talladas en coralina y roca sobre una base de oro puro que se combinan con el hierro de su hoja, el cual fue encontrado en su tumba allá por el año 1922, y a día de hoy se encuentra expuesto en el museo de El Cairo

El origen del hierro en los objetos del antiguo Egipto siempre ha estado rodeado de #Misterio (al igual que todo lo que acontece con su historia y cultura) y las concentraciones de niquel y cobalto que presenta la hoja del puñal han sido descubiertas tras un cuidadoso estudio hecho con la técnica de espectometría de fluorescencia y rayos X.

Uno de los temas más desconcertantes sobre la daga hasta ahora era como los egipcios habían conseguido construir un objeto de metal totalmente inoxidable en sus más de 3.300 años de historia, y queda resuelto al comprobarse su alto contenido en niquel, pues este material es utilizado a menudo en revestimientos antioxidantes y no lo ataca de igual manera que lo hace con el hierro. 

Se sostiene que dicha daga fue colocada en el cinturón de Tutankamón para proteger al joven faraón en su largo viaje al más allá hasta encontrar la vida eterna, al igual que se han encontrado dagas en otras momias en el famoso valle de los reyes, ya que al parecer tenían un gran cariño a los objetos llegados desde el espacio exterior o caídos del cielo.

Anuncios
Anuncios

#Investigación científica #Cultura Madrid