Uno de los principales cargos del gobierno de Nicolás Maduro, el diputado Diosdado Cabello, ha declarado que el gobierno de su país ha permitido entrar durante 48 horas al líder de #Ciudadanos "para que hiciera el ridículo". Albert Rivera ha sido invitado por la oposición para ofrecer un discurso sobre los derechos humanos y la democracia en el Parlamento Nacional e intentar visitar a varios líderes opositores.

Sin embargo altos cargos del gobierno de Maduro han criticado duramente la visita acusando al político español de llegar a #Venezuela para hacer campaña de cara a las próximas #Elecciones del 26 de junio en nuestro país.

Anuncios
Anuncios

Durante la emisión de un programa de televisión Diosado Cabello aseguró que en un primer momento pretendían negar la entrada del político al país pero luego se preguntaron que decisión hubiese tomado el fallecido Chávez en su lugar y decidieron que debía entrar al país  "para que hiciera lo que vino a hacer, porque él vino a hacer el ridículo y pasó con buena calificación".

En opinión de Cabello el líder de la formación naranja acudió al país con intención de hacer campaña para las inminentes elecciones generales de nuestro país pero se fue "sin pena ni gloria".

Lo cierto es que Albert Rivera acudió al país con la intención  de visitar a los opositores, Daniel Ceballos, Antonio Ledezma y Leopoldo López, dos de ellos en arresto domiciliario y el último en una prisión militar acusados de diferentes delitos contra el gobierno del país.

Anuncios

Sin embargo no tuvo éxito en sus pretensiones y tuvo que volver a España sin poder hablar con ellos.

Venezuela se encuentra en una situación muy delicada en la que el poder político y las fuerzas del orden están en una situación de ruptura que podría provocar un conflicto armado. A esto hay que sumarle los cortes eléctricos y el desabastecimiento generalizado que está provocando una situación extrema en la que el gobierno de la nación está tomando medidas como la de reducir la jornada laboral de los funcionarios a sólo dos días. En palabras de Rivera en el país se vive una "triple crisis": humanitaria, de derechos políticos y de seguridad.