#Estados Unidos mantiene una importante controversia. Barack Obama, comentó en la celebración de Japón del G7 diversas opiniones entre las que estaba que, Donald Trump, mantiene con inquietud a todos los líderes mundiales. Esto hace referencia a la actitud que adopta de forma pública como ‘’arrogante’’ incluso con ‘’ignorancia’’ en algunos de los temas globalizados.

Así es como lo argumentó Obama durante su mitin: ‘’No están a sabiendas de con qué nivel de seriedad deberían tomar algunos de sus comentarios. Por tanto, están inquietos con él y es por una clara razón, ya que son diversas las propuestas que han hecho desvelo, o incluso la ignorancia en cuanto asuntos mundiales, o bien, su actitud de arrogante’’.

Anuncios
Anuncios

Las #Elecciones de Estados Unidos no es ningún secreto que se llevan muy de cerca. Lo que sí ha sido una novedad notable es la sorpresa de que el candidato republicano aspire incansable a la Casa Blanca.

‘’Debido a esta sorpresa y toda la polémica que mueve Trump desde los inicios, se sabe que, todo el mundo está al pendiente y deseoso de estar al corriente de las elecciones estadounidenses’’. Así señaló el mandatario.

A partir de enero de 2017, Barack abandonará el mandato y pasará a ser sustituido por el que gane los comicios del próximo mes de noviembre. Él mismo afirmó que, ‘’estamos en el centro de la orden internacional, inclusive los países que no son cercanos a la ciudad de Washington, son conscientes que el mundo en general, está con importantes problemas activos, siempre y cuando no se aporte estabilidad mundial’’.

Anuncios

Obama es asistente de la primera jornada dedicada a la cumbre de líderes de las siete más importantes y desarrolladas economías mundiales, que pertenecen a (Estados Unidos, Japón, Alemania, Canadá, Reino Unido, Francia e Italia). Dicha celebración es hasta el viernes en un parque conocido como Ise-Shima, ubicado en el centro del archipiélago de Nipón.

Al finalizar dicha citación, se tiene previsto un desplazamiento hasta Hiroshima y, una vez allí pasar a convertirse en el primer presidente en funciones de Estados Unidos en visitar una de las zonas más atacadas por bombas nucleares al término de la pasada segunda guerra mundial.