Mientras que en los países desarrollados ha disminuido la taza de abortos de manera significativa, en los países del tercer mundo se mantienen en constancia, las razones que diferencian a ambos son, el acceso a métodos anticonceptivos, la legalidad de abortar y la educación sexual, así como esquivar información; en los países en desarrollo los abortos que son inseguros suben, y las mujeres mueren por causar esta práctica.

La Organización Mundial de la Salud analizó datos que se publicaron en “The Lancet” llegando a la conclusión de que las tasas habían disminuido de manera significativa en los últimos veinticinco años en países desarrollados, y están hoy en un mínimo histórico, mientras que en los países del tercer mundo, como Argentina, las tasas permanecieron igual, poniendo en vista la necesidad inmediata de mejorar su acceso de métodos anticonceptivos, para que se reduzcan los embarazos que no se desean y así mismo los abortos.

Anuncios
Anuncios

Éste trabajo además expone que las leyes restrictas acerca del aborto no limitan la cantidad de abortos, sino que en donde se restringe por ley con frecuencia se lleva a riesgos, en los países desarrollados la caída sigue, en mayor parte por métodos anticonceptivos que les da a las mujeres mejor control del número de hijos, más del ochenta por ciento de los embarazos que no se desean se experimentan por quienes no cuentan con acceso a métodos de anticoncepción, y muchos concluyen en un aborto.

Según el estudio realizado, en América Latina, en donde las leyes de abortar son demasiado restrictas, uno de tres embarazos (es decir, el treinta y dos por ciento) concluyen en aborto, por lo que las elevadas tasas de aborto suministran una prueba de la necesidad que se presenta de mejorar y aumentar el acceso de medios y servicios de anticoncepción que sean eficaces.

Anuncios

Diana Greene, una de las autoras del estudio, considera se muestra obvio que penalizar el aborto no hace que se impida, sino que lleva a que las mujeres busquen otros métodos o servicios ilegales.

  #Niños #Mujer #Derechos Humanos