Los dos favoritos llegaban con urgencia a Nueva York. El republicano Donald Trump venía de unas semanas desafortunadas en que acumuló errores y derrotas, y la demócrata Hillary Clinton había perdido siete de las ocho últimas primarias a manos de un combativo Bernie Sanders. Tocaba reaccionar y los dos favoritos lo han hecho con contundencia, imponiéndose incluso con más diferencia de la que pronosticaban los sondeos.

Tanto Trump como Clinton han desvanecido dudas y han allanado el camino hacia la nominación de sus partidos respectivos. Trump que, con Sinatra de fondo, celebraba la victoria en la torre que lleva su nombre en la Quinta Avenida de Manhattan, tenía motivos para la euforia.

Anuncios
Anuncios

Había sumado un 60,2% de los votos que le otorgan la gran mayoría de los 95 delegados en juego, dejando a Ted Cruz con el marcador a cero y a John Kasich intentando arañar alguno. Curiosamente, Trump ha ganado en todo el estado excepto en Manhattan, que es donde tiene las bases de sus negocios; allí el moderado Kasich le ha superado. Trump jugaba en casa y lo ha aprovechado para ganar por goleada. Con este resultado y la recompensa correspondiente en forma de delegados le acerca al gran objetivo, sumar la cifra mágica de 1.237 delegados que le otorgarían la nominación automática, sin tener que pasar por una convención abierta donde el aparato del partido republicano tendría más margen de maniobra.  

Clinton: “La victoria está a la vista”

La otra gran ganadora de estas #Elecciones ha sido Hillary Clinton. Se ha llevado la victoria con 15 puntos de diferencia sobre Sanders.

Anuncios

A pesar de que el senador de Vermont se ha volcado en los últimos días en la campaña en Nueva York, y con actos multitudinarios, la asistencia a los mítines no se ha traducido en votos. Tampoco la dosis extra de agresividad que exhibió contra Clinton, y que ha hecho que el debate demócrata dejara de ser de guante blanco, no le ha pagado los dividendos que esperaba.

Clinton también se ha multiplicado, ha subido en el metro, ha visitado Harlem, se ha comido un helado en público y ha paseado por las calles de la ciudad donde tiene instalado su cuartel general. Después de tanto esfuerzo ha saboreado una victoria que ha superado las expectativas de su equipo, aproximadamente al 60 % (57,6) de los votos frente al 40% y pico de Sanders y que le ha llevado a declarar que con estos resultados "la victoria está a la vista”. #Estados Unidos