Golpeada por la recesión, en los próximos 40 días los diez estados más poblados de #Venezuela sufrirán un corte del suministro eléctrico durante cuatro horas al día para hacer frente a la escasez de energía. Es la última medida drástica llevada a cabo por el gobierno de Nicolás Maduro para aliviar una terrible crisis eléctrica en el país. Las altas instancias atribuyen esta crisis a la sequía causada por el fenómeno climático de el Niño. 

Los más críticos con el gobierno, sin embargo, aseguran que todo viene de años de mala gestión económica. Pero lo cierto es que la población sufrirá una suspensión del servicio eléctrico durante cuatro horas al día, un plan que tendrá una duración aproximada de 40 días, medida ya confirmada por el Ministro de Electricidad, Luis Motta. 

El presidente Maduro se encuentra bajo una creciente presión por parte de la oposición de centro-derecha, partidos que se propusieron apartarlo del poder cuando se hiciera con el control de la legislatura en enero, ya que lo consideran el principal culpable de la agobiante crisis económica que asola el país.

Anuncios
Anuncios

La economía venezolana se ha hundido junto con el precio del petróleo. La escasez de medicamentos y de productos tales como papel higiénico y aceite de cocina se ha generalizado. A pesar de todo, Maduro sigue culpando de este colapso a la guerra económica en la que viven los países capitalistas. 

Medidas drásticas del gobierno de Venezuela

Las medidas que toma el gobierno son drásticas. Sin ir más lejos, la semana pasada se propuso cambiar la hora y adelantarla 30 minutos para ahorrar energía. Otras medidas incluyen dar a los trabajadores del gobierno un día extra de descanso cada semana durante los dos próximos meses o recomendar a las mujeres que no utilicen sus secadores de pelo.

Asimismo, Maduro ha solicitado la reducción de la jornada laboral a seis horas para los ministerios y empresas estatales para que el consumo de electricidad se reduzca en un 20%. También ha ordenado racionar el consumo de electricidad a tiendas y hoteles, obligándoles a generar su propia energía durante varias horas al día.

Anuncios

Los centros comerciales, con esta medida, han reducido incluso sus horas de apertura. Todo esto ya ha propiciado que la mayor cervecera del país va a dejar de producir cerveza en breve debido a la escasez de cebada. 

El ministro Motta ya advirtió la semana pasada que los cortes en el suministro de energía eran inminentes y obligatorios. Además, la población venezolana ya venía sufriendo constantes apagones en sus casas, pueblos y ciudades, así como racionamientos de agua. Lo curioso del caso es que, a pesar de contar con las mayores reservas de petróleo del mundo, el Gobierno de Venezuela se resiste a usar este elemento para generar electricidad.