Se trata de un breve documental de #Denuncia, y analiza en apenas unos minutos la penosa situación de miles de mujeres chinas que, no habiendo contraído matrimonio antes de los veinticinco años, se ven penosamente discriminadas por una sociedad en la que una situación así no es bien vista. Y está conmoviendo a cientos de miles de personas, según recoge el diario “La Vanguardia” en su edición digital (“lavanguardia.com”), en el que puede visionarse esta breve producción documental en forma de cortometraje. El corto, producido por una compañía de cosméticos (llamada “SK-II”) está actuando como un poderoso canalizador para que la gente llegue a comprender la terrible presión social a la que se ven sometidas estas mujeres, estigmatizadas por una tradición ancestral y casi propia del medievo, conocidas en China como las “Sheng Nu” –que se traduce como “mujeres sobrantes”–.

Anuncios
Anuncios

El mencionado documental, además de la denuncia, pone también de relieve la valentía de este colectivo femenino que alza la voz a través de #Internet y trata de rebelarse contra esta clase de “dictadura social”, muy arraigada en el gigante asiático.

Costumbres dignas del medievo

En el corto difundido por internet ("Youtube") participan algunas de estas mujeres socialmente discriminadas. Ofrecen su testimonio, valiente y sincero, además del de algunas de sus familias. Una serie de frases estereotipadas que aparecen –subtituladas– en el documental permite hacerse a la idea de lo duro que debe resultar a estas mujeres “marcadas” cargar con semejante etiqueta: “una mujer soltera no está completa”, o “no casarse es una falta de respeto a los padres”, son sólo algunos ejemplos significativos de cómo se discrimina a las “Sheng Un”.

Anuncios

Dicho documental, muy conmovedor, hace hincapié en los auténticos valores, muy positivos, que poseen estas valientes mujeres al decir “No”, al negarse simple y llanamente a ser sometidas por la sociedad y unas costumbres intransigentes a la tradición de contraer matrimonio antes de los veinticinco por puro y simple mandamiento. Una rebelión pacífica que denuncia una situación deplorable, y que está siendo muy bien vista incluso por muchos sectores de la misma sociedad china, aunque otros continúan recibiéndola como una clara falta de respeto.

Sea como fuere, el inmenso país está sufriendo una transformación muy significativa, y sus habitantes están evolucionando progresivamente hacia una sociedad y población urbanita, dejando atrás, poco a poco, aquella vieja “sociedad rural” en la que, no obstante, aún persisten numerosos “mercados del matrimonio” en los que los padres más tradicionalistas no dudan en dejar sus particulares currículos –o cartas de referencia de sus hijas, siempre menores de veinticinco años– con tal de que aparezca el varón más adecuado para casarlas a toda prisa. #Cortometrajes