Antecedentes

La lucha por establecer un horario laboral que contase con ocho horas, comenzaba en el primer cuarto del siglo XIX en EE.UU. Los sindicatos de aquella época unieron su fuerza y reivindicaron juntos este derecho social.

Por aquel entonces, las personas trabajaban más de 18 horas diarias, por lo que la iniciativa de reducción en seguida ganó apoyos por parte del sector de los trabajadores. La protesta obligó a que el presidente Andrew Johnson promulgase la llamada Ley Ingersoll en 1868, con la que se establecía el horario del trabajador en las aclamadas ocho horas. 

Sin embargo, los empresarios no respetaban dicha ley, así que se sucedieron numerosas #Huelgas para denunciar el incumplimiento de lo estipulado.

Anuncios
Anuncios

Los trabajadores exigían que a partir del 1 de mayo de 1886 se cumpliese con la jornada acordada, si no, emprenderían una huelga indefinida. En la mayoría de los casos, esta medida logró que se diera valor a la ley, aunque en Chicago el asunto se complicó, de tal forma, que hubo problemas entre huelguistas, esquiroles y con los policías. 

El clima fue aumentando de temperatura al mismo tiempo que crecían los conflictos. En los primeros días del mes de mayo se produjeron múltiples disturbios que terminaron con personas asesinadas. Un policía murió a causa de una bomba durante una protesta en la plaza Haymarket y sus compañeros comenzaron a disparar sin miramientos a todos los huelguistas que allí se encontraban. Hubo varios muertos esa fatídica semana. Además, la muerte del policía llevó a la horca a cinco protestantes, quienes han pasado a la historia como los "Mártires de Chicago".

Anuncios

Homenaje al movimiento obrero

Mientras se celebraba la II Internacional, que concentró a los partidos socialistas y laboristas en París en el año 1980, se propuso fijar el Primero de Mayo como Día Internacional de los Trabajadores, con el objetivo de conmemorar los sucesos ocurridos en la ciudad de Chicago. 

Un hecho a destacar es que el día que se realiza el homenaje a los mártires estadounidenses, no se celebra en el propio país. Estados Unidos, en su afán de evitar que el movimiento comunista tomase fuerza en el transcurso de la Guerra Fría, decidió establecer una fecha diferente para no vincular el día de homenaje con el bloque soviético. Por lo tanto, se impuso la conmemoración para el primer lunes del mes de septiembre, llamado Labour Day. #Trabajo #Derechos Humanos