Hace 66 millones de años, los dinosaurios que vivían en lo que conocemos como el planeta tierra, sufrieron la catastrófica caída de un meteorito con una longitud de más de 10 kilómetros de diámetro. Éste, se estrelló en la ciudad que hoy es Yucatán (en México) acabando por completo con la vida de éstos seres.

El próximo 13 de abril, un equipo de científicos internacionales emprenderá su viaje desde el Golfo de México hasta aproximadamente 30 kilómetros, adentrándose en el mar. Tienen previsto hacer taladrado, un kilómetro y medio por la parte inferior interna del mar. Siendo la primera vez que harán una perforación submarina en la zona.

Anuncios
Anuncios

La misión de dicha investigación profundizar todos los conocimientos que tienen en referencia a la formación de los cráteres, los diversos efectos tecnológicos y ambientales, creados por dicho impacto en la Tierra, así como otros planetas.

También en dicha investigación tratarán de dar respuesta a preguntas como, el porqué de la vuelta de vida en el mar. Así lo comentó un geofísico de la UNAM, reconocido mundialmente por pertenecer a la agrupación de investigaciones multidisciplinares coordinadas por la Universidad tejana de Austin, también el Imperial College de la ciudad londinense y la Universidad Complutense de Madrid, quien responde al nombre de Jaime Urrutia Fucugauchi.

El presupuesto del que disponen para desarrollar la investigación es de unos 10 millones de dólares. Financiación por parte del International Ocean Discovery Program junto con el International Continental Scientific Drilling Program.

Anuncios

Y será el Consorcio Europeo de Perforación quien coordine las funciones.

Datos relevantes:

Se sabe que el cráter tiene un tamaño total de 180 – 200 kilómetros en su diámetro. En toda la Tierra, se conocen otros cráteres de tamaños más significativos y de mayor antigüedad. Tratándose de el de Vredefort ubicado en Sudáfrica y el de Sudbury ubicado en Canadá. Se formaron hace más de 2000 millones de años por diversos impactos ocasionados por asteroides y/o cometas.

Este proyecto está bautizado como ‘’Expedición 364’’. Ya cuentan previsivos con que podrán encontrar algún secreto más oculto. Entre los que pueden estar respuestas ante el calentamiento global y todo el cambio climático en general. Así como que, esperan profundizar los detalles acerca del asteroide que chocó con nuestro planeta, la cual ocasionó grandes modificaciones.

Fue en el siglo pasado cuando se tuvo nociones y una idea casi clara sobre el cráter sumergido. Descubierto gracias a trabajos elaborados en base a exploraciones de Petroleros Mexicanos (PEMEX).

Anuncios

Detectaron que debajo del mar, existía una incoherencia geofísica, tratándose de una estructura con forma semicircular y de un tamaño de aproximadamente unos 180 kilómetros de diámetro.

No obstante, hasta los pasados años 70, no llegaron a establecer suposiciones afirmando de la posibilidad de ser un campo volcánico de gran tamaño. Fue Antonio Camargo (mexicano) y Glen Penfield (estadounidense) quienes afirmaron dicho dato.

En el año 1991 Camargo y Penfield acompañados de una agrupación de investigadores, pudieron confirmar que efectivamente se trataba de un cráter. En el año 1992 se llegó a la determinación, con una estratigrafía magnética, la edad aproximada del cráter. Y dieron la fiel confirmación de su correspondencia con el cataclismo del Cretácico. #Google #Investigación científica