Las cinco mayores economías de Europa han acordado compartir datos tributarios de sus ciudadanos, como una forma de “luchar contra la evasión fiscal”. Pero, son precisamente esos gobiernos los que tiene mayor deuda pública, los que más impuestos colocan a sus ciudadanos, los que afrontan problemas más serios con el mal gasto.

Estas nuevas medidas llegan en el contexto de los “Papeles de Panamá”, un robo de información confidencial de ciudadanos, que fue pagado por Estados Unidos y que ha servido para colocar al mundo offshore como chivo expiatorio de los continuos errores económicos que cometen los gobiernos. 

Los cinco firmantes iniciales del acuerdo son el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y España; pero los gobiernos de estos países aspiran a que el resto de las principales economías del G-20 adopten planes similares.

Anuncios
Anuncios

No resulta extraño que estos países hayan dado ese paso, pues en la actualidad afrontan enormes problemas con la deuda pública.

Por ejemplo, el Reino Unido está entre los países con más deuda del mundo y en el último trimestre de 2015 este monto se situó en 2 218 734 millones de euros. Además, los ciudadanos británicos pueden considerarse entre los más endeudados del planeta, ya que la deuda per cápita allí,  en el tercer trimestre de 2015, fue de 34.200 euros.

La situación es similar en la llamada “locomotora económica” de Europa: Alemania. Su deuda pública se situó, a finales de 2015, en 2 184 302 millones de euros y también está entre los países con más deuda del mundo. Esta cifra indica que la deuda alemana, en 2015, alcanzó el 71 % del PIB del país. La deuda per cápita en Alemania, en 2015, fue de 26.457 euros.

Anuncios

Italia tampoco tiene mucho que mostrar en el capítulo de deuda pública, pues en 2015 alcanzó los 2.192.001 millones de euros, una cifra que significa el 134,6 % del PIB del país. La deuda per cápita en Italia es de 36.055 euros y esto también lo ubica entre los países más endeudados del mundo.

En Francia, otro de los firmantes del acuerdo para entregar más información fiscal de sus ciudadanos, al gobierno de Francois Hollande le ha ido muy mal en el manejo de la deuda pública, ya que en 2015 llegó a los 2.103.230 millones de euros, el 97 % del PIB del país. La deuda per cápita en Francia, en el tercer trimestre de 2015,  fue de 31.668 euros.

Tampoco es casualidad que, además del pésimo desenvolvimiento en la deuda pública, los países firmantes del acuerdo sean los que colocan mayor carga tributaria a sus ciudadanos.

¿Qué sucede en esos países con lo que ganan las personas? Un estudio de la firma PricewaterhouseCoopers (PwC) calculó con cuánto dinero se quedó una persona que ganó más de 400 000 dólares, después de pagar el impuesto a las ganancias y las contribuciones sociales.

Anuncios

Por ejemplo, en Italia es del 50,59%, en el Reino Unido de 57,28%, en Francia del 58,10% y en Alemania del 60,61%.

Ahí no terminan los problemas, ya que en el Reino Unido, el impuesto más alto, del 45%, se aplica a sueldos de más de 250.000 dólares, mientras que en Italia, el mayor impuesto, que es del 43%, comienza apenas a partir de los 125.000 dólares.

¿Y las personas que ganan sueldos normales? ¡También tienen que pagar enormes impuestos! De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en Alemania los que ganan salarios promedio tienen que entregar el 39% de lo devengado; mientras en el Reino Unido es del 24,9 %.

¿No es normal que los ciudadanos se defiendan de estos impuestos absurdos?

Al analizar estas cifras queda demostrado que los países con mayor carga fiscal y los más endeudados en el mundo son precisamente los que más énfasis han hecho en los “Papeles de Panamá”. Para estos gobiernos resulta oportuno culpar a las personas que utilizan mecanismos legítimos de ingeniería fiscal, como las sociedades offshore, antes de reconocer sus propios errores. Vaya ironía. #Corrupción #La economía hoy #Denuncia