El conflicto de los refugiados suma un nuevo episodio después de lo ocurrido hoy en la frontera entre Grecia y Macedonia. El trato que reciben miles de personas, por parte de las fuerzas de seguridad, siempre ha creado una gran controversia por las abusivas prácticas que emplean para, supuestamente, mantener el órden.

Hoy, por desgracia, otro de los muchos grupos de personas que huyen de la guerra cada día, se encontraba en la frontera que separa a Grecia de Macedonia, en un campo de refugiados situado en Indomeni. Al parecer, la policía de Macedonia ha tenido que actuar frente a varios actos de protesta en los que pedían que se les permitiese cruzar la frontera y poder entrar a territorio macedonio para, poder así, llegar a Hungría.

Anuncios
Anuncios

La seguridad, que ya ha confirmado los hechos, ha tenido que trabajar, presuntamente, en defensa propia ante la gran cantidad de hombres, mujeres y niños que reclamaban sus derechos. Según la Policía, los refugiados lanzaron piedras a los agentes y trataron de derribar la valla que separa ambos territorios. En un acto de respuesta, las autoridades, han utilizado gases lacrimógenos para poder controlar la situación y detener las protestas.

La policía macedonia, ha asegurado a varias agencias de noticias que, en realidad, ha sido la policía griega la que ha lanzado los gases en la frontera y en el campamento. Por su parte, las seguridad helena, ha confirmado a Reuters el conflicto pero no ha desmentido haber realizado una prácticas tan violentas. 

El campamento en el que viven los refugiados en Indomeni, acoge, actualmente, a más de 11.000 personas.

Anuncios

La organización Médicos Sin Fronteras ha querido demostrar, a través de su cuenta de Twitter, que muchas de ellas necesitan ayuda urgente. Además, afirman que la Policía ha actuado incluso en el interior del campamento, empeorando aún más la situación, y los gases han afectado a gran parte de los integrantes del equipo.

Acnur, desveló que, según sus datos, el 40% de los habitantes que viven en Indomeni, son niños, lo que convierte este suceso en un acto muy grave.

#Unión Europea #Crisis #Derechos Humanos