La policía cree que la mujer encontrada por los agentes en el desalojo al sur de Alemania puede haber estado cautiva por su propia madre durante años.

En la ciudad de Rosenheim, los agentes de policía entraron en un piso para efectuar una orden de desalojo. La joven de 26 años de edad, fue encontrada por casualidad en una habitación cerrada con llave, al efectuar la apertura de dicha puerta la encontraron rodeada de suciedad y en un estado muy precario. Ella estaba en un estado de abandono, declaraba un portavoz. El nombre de ninguna de las dos mujeres ha trascendido a los medios de comunicación.

La policía a través de un comunicado explicaba que su madre, de 54 años de edad, se dejó caer por una escalera en un aparente intento de suicidio mientras la policía intentaba entrar al interior del piso. La mujer se hirió gravemente y fue trasladada a un hospital cercano.

Anuncios
Anuncios

La mujer más joven, que fue descrita como ‘discapacitada mental’, fue trasladada a un hospital especializado.

"Creemos que esta joven es la hija del inquilino, y se encontraba en un evidente estado de deterioro físico. Las evidencias indican que habían estado viviendo en el inmueble durante mucho tiempo,”tal vez incluso durante años", declaraba Stefan Sonntag, portavoz de la policía en el periódico local alemán de noticias rosenheim24.

Según este comunicado, la investigación policial, está centrada principalmente en la posibilidad de que sea un encarcelamiento ilegal. Aunque seguirá investigando cualquier pista que surja respecto al caso. Un vecino de la zona, el cual no fue identificado, declaró al periódico de noticias alemán que él había estado viviendo al lado desde el año 2003, pero nunca había visto a la mujer más joven.

Anuncios

Por desgracia este tipo de noticias son más comunes de lo que parece, y son muchos los casos conocidos, en los que los propios familiares, tienen retenidos a enfermos mentales con la excusa de que es por su propio bien. Como el caso del municipio Sevillano de dos hermanas, donde la policía encontró, por casualidad, a un hombre al que sus hermanos tenían encerrado, en un palomar que ni siquiera tenía techo y en condiciones deplorables. 

  #Enfermedades #Derechos Humanos