El pasado Lunes, se produjo la primera deportación de refugiados a Turquía. Un polémico acuerdo entre la #Unión Europea y el país turco, permitía a enviar de vuelta a todas las personas que habían entrado en territorio heleno, a cambio de beneficios como la reubicación de una gran parte de ellas.

Dos días más tarde, el miércoles, la UE decide paralizar el envío de deportados. Las causas fueron, fundamentalmente, la escasa capacidad de identificación de todas las personas que iban a ser devueltas, por lo que se decidió esperar hasta el viernes para continuar con las labores de reconocimiento.

Siguiendo las pautas marcadas en el acuerdo, ayer se reanudaron las expulsiones de migrantes a Turquía.

Anuncios
Anuncios

Según la televisión griega, un grupo de 45 paquistaníes fue trasladado ayer, en barco, desde la isla de Lesbos. Solamente han podido viajar 124 personas de las 147 que el Ministerio griego de Órden Público planeaba transportar. 

El barco que llevó a los refugiados, viajó, inicialmente, a la isla de Kos para recoger a las 5 primeras personas. En Samos se subieron otras 29 y, posteriormente, todos fueron llevados a la capital de Lesbos, Mitelene. Al mismo tiempo, un grupo de fuerzas de seguridad de Grecia, acompañó a un grupo que estaba en el centro cerrado de Moria al puerto. Los expulsados eran paquistaníes, mayoritariamente, aunque también había indios, marroquíes y egipcios, por ejemplo. 

Ante las expulsiones, algunos manifestantes se lanzaron al agua para tratar de impedirlas. La seguridad marítima tuvo que intervenir después de que algunos se agarrasen al ancla del barco que iba a transportar a los deportados, sin embargo, consiguieron atraparlos para que pudiese zarpar con seguridad.

Anuncios

En el puerto, otro grupo de 200 personas, protestaba por las prácticas que la Unión Europea está llevando a cabo. 

Es la segunda jornada de traslado de migrantes a suelo turco después de que se firmase el acuerdo. El pacto, que supone echar a todas las personas que lleguen a partir del pasado 20 de marzo, plantea una gran controversia. El motivo es que, incluso los que soliciten el asilo político (protegidos por la ley internacional) serán enviados de vuelta.  #Crisis #Derechos Humanos