El holandés de 51 años apodado como el "dentista de terror" ha sido condenado a 8 años de cárcel en Francia por mutilar las bocas de 120 pacientes. Los fiscales dijeron que Jacobus van Nierop, "sentía placer" en causar terribles heridas sus pacientes en la pequeña ciudad central de Chateau-Chinon.

En 2014 Van Nierop huyó a Canadá cuando surgieron sospechas y luchó para no ser extraditado a Francia. Se le prohibió la práctica de la odontología y una multa de 10.500€. El jurado de la ciudad francesa de Nevers, oyó como los pacientes habían sufrido mandíbulas rotas, abscesos recurrentes y septicemia causada por la obra de Van Nierop. Él drogaba a sus pacientes para mutilarlos mientras dormían en su silla de dentista.

Anuncios
Anuncios

El fiscal Lucile Jaillon-Bru dijo que Van Nierop había llevado a cabo "procedimientos inútiles y dolorosos", y que su único objetivo era ganar dinero a través de los seguros médicos de los pacientes y obtener "placer al causar dolor". Informes de la sala del tribunal decían que van Nierop había admitido su responsabilidad, diciendo que "no estaba interesado en la gente" y no podía recordar sus pacientes.

Una víctima de 65 años de edad, dijo que Van Nierop le había sacado 8 dientes en una sola sesión, y que estuvo "chorreando sangre durante 3 días y no tubo los dientes durante un año y medio". Van Nierop  no mostraba ninguna emoción durante el juicio, respondiendo sobre todo a cualquier pregunta con un "sin comentarios".

Según las informaciones de la agencia de noticias AFP, la defensa alegó que sufría "problemas psicológicos".

Anuncios

Un experto dijo que las "tendencias narcisistas" de Van Nierop le habían despojado de cualquier juicio moral, pero otro dijo que el acusado era "perfectamente consciente de lo que hacía".

Van Nierop fue detenido en Francia en junio de 2013, después de que el número de sus víctimas llegase a 100, pero abandonó el país antes de su juicio, el cual debía comenzar en diciembre de ese año. Fue localizado en una pequeña ciudad en la provincia canadiense de New Brunswick, y detenido en virtud de una orden internacional.

Van Nierop era la peor pesadilla de muchas personas, dice Hugh Schofield de la BBC. Al igual que muchas partes de la Francia rural, Chateau-Chinon está mal servida de prestación médica. Nuestro corresponsal añade que los pacientes inicialmente parecían encantados por el trabajo y el simpático dentista, que según testigos raramente se le veía sin su "gran 4x4, un perro grande y un gran puro".

Pero entonces comenzó el terror. Las personas dijeron que habían recibido anestesia general, y que les habían arrancado los dientes sin razón, y les habían dejado con abscesos y las encías infectadas. #Enfermedades #Medicina