“Muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer justicia”.

Bertolt Brecht (1898-1956) Dramaturgo y poeta alemán.

Estas últimas semanas, los ojos han estado atentos a lo que está sucediendo en #Brasil en el contexto político. Y es, una vez más, como suele suceder en varios países del mundo con sus respectivos gobiernos, que se llega a presentar una crisis en la relación entre ambos elementos: #Gobierno y sociedad. Y también, una vez más, en esencia dicho distanciamiento se da por presiones entre diversos sectores de la clase política; en el caso de Brasil son las series de acusaciones que se están manifestando en contra de la actual presidenta de Brasil, Dilma Rousseff por parte del congreso.

Anuncios
Anuncios

Como señalaba en el párrafo anterior, el germen de la ruptura o crisis social se da a partir de señalamientos y/o acusaciones entre la misma clase política. Es decir, en casi todos los países democráticos, curiosamente existe la cultura de la acusación, la mayoría de las veces, con matices políticos y pocas veces con un fundamento jurídico. Es precisamente en ese contexto en el que se está llevando a cabo una estrategia por parte de la oposición, al menos esa es la lectura que algunos analistas políticos señalan, para destituir a la presidenta de Brasil para llevarla a juicio político y en su caso interrumpir lo que es su segundo mandato: esta situación está en manos del congreso.

Es precisamente en dicho poder, en donde se ha comentado que en los próximos días lo que se conoce en Brasil como el pleno del Congreso, someterá a votación para decidir la dirección sobre el posible juicio político que de manera particular lo está promoviendo la oposición.

Anuncios

Y es en este punto en donde se encuentra actualmente la situación y futuro inmediato de Dilma Rousseff, quien paradójicamente no está señalada por enriquecimiento ilícito sino por violaciones a la Constitución, como señalan expertos en la materia. Asunto del cual profundizaremos más adelante.

En realidad ¿de qué se le está acusando a la presidenta de Brasil? Los señalamientos que están poniendo en riesgo su permanencia en la presidencia tienen su raíz en el entendido de que violó lo que se conoce como normas fiscales al maquillar el déficit fiscal por la que atravesaba el país en años anteriores, lo cual contraviene a la propia Constitución que es muy clara en esto del manejo del presupuesto del Gobierno. Llama la atención que sea esto lo que pone en jaque al actual gobierno y no los escándalos de corrupción en Petrobras.

Hasta aquí, hemos estado hablando de la clase política en cuanto a sus comportamientos y acusaciones. Ahora es oportuno observar lo que está sucediendo en la otra parte del país, me refiero a la sociedad.

Anuncios

Naturalmente que además del distanciamiento entre la clase política y la misma ciudadanía, se presenta, cuando hay una crisis en el país, una división entre la misma. Esta situación en concreto, ha dividido al país entre los simpatizantes y opositores.

Carlos Pereira, quien es un destacado politólogo de la Fundación Getulio Vargas, observa en su análisis que lo que en realidad está en juego en todo este asunto, es el hecho de que rebasa la parte legal y está fuertemente encaminada a la parte de una estrategia política, que es lo que en párrafos anteriores ya adelantaba. De alguna manera, ambos enfoques casi siempre van de la mano en este tipo de coyunturas. #Denuncia