Un policía de la ciudad china de Liuzhou obtuvo una inesperada (no sabemos si grata) respuesta de un vendedor callejero cuando intentaba arrestarle: nada más y nada menos que todo un beso de película en los labios.

La historia tiene lugar en un controvertido marco cultural que, si bien no llega a prohibir la homosexualidad, no existen leyes que respalden a gays, lesbianas y transexuales. El vendedor, sólo conocido por su apellido Huang, no sabemos si por protesta o mofa utizó sus últimos minutos previos al arresto para besar literalmente al policía que le perseguía, cual película, desatando toda una microrebelión en cadena con el apoyo del resto de civiles que presenciaron la escena, que no dudaron en ayudar a Huang a resistirse de la policía.

Anuncios
Anuncios

Todo comienza con la habitual rutina de los funcionarios de la administración urbana -el departamento dependiente del Gobierno que gestiona la ciudad- cuando descubren a Huang en su negocio ilegal en la acera de la calle y comienzan una disputa con él y sus camareras, tal y como relatan en la televisión pública china, la CCTV. En un momento clave de la discusión, Huang, dándose por vencido, comenzaría a caminar en dirección contraria a los funcionarios, con dos banquetas en la mano, para detenerse y girar sobre sus talones para acabar besando a un funcionario en la boca.

Los hechos han quedado registrados en un vídeo de 19 segundos que circula por las redes sociales. En él se muestra como el funcionario que recibió el beso de Huang reacciona ante éste de manera enfurecida, excediendo sus obligaciones y lanzándose a por Huang para comenzar una pelea que segundos después, incluiría a varios civiles dispuestos a defender al vendedor a toda costa.

Anuncios

Una auténtica reyerta callejera desencadenada por un beso.

De acuerdo con la televisión nacional china, la CCTV, Huang pasó ocho días en prisión tras la escena. Se desconoce la suerte de los demás implicados en la reyerta, pero seguramente acabaría en prisión para todos ellos al igual que Huang. #Accidentes