Dilma Rousseff, presidenta de #Brasil, afirmó que su #Gobierno está sufriendo un golpe de Estado lanzado desde la Cámara de Diputados. Golpe en el que Michel Temer, actual vicepresidente, está siendo partícipe y por eso fue calificado como "traidor" por parte de la mandataria.

El domingo 17 de abril, la Cámara de Diputados aprobó el juicio político en contra de Rousseff, por lo que el trámite fue enviado al Senado. Si el proceso prospera, la presidenta deberá abandonar sus funciones durante los 180 días en los que el Senado deberá resolver la sentencia judicial. Michel Temer será quien ocupe el cargo de la presidencia, de forma interina, durante ese plazo.

Anuncios
Anuncios

La presidenta, reconoció sentirse agraviada, pero no abatida frente a los acontecimientos. En un emotivo discurso que brindó tras saber la decisión de Diputados,declaró: "Tengo fuerza, ánimo y coraje, y no me voy a rendir. No me voy a quedar quieta por esto". Por eso, intentará lanzar nuevas medidas económicas para su gobierno. Aunque en la votación final, el Senado deberá resolver la continuidad o la destitución de su cargo

Rousseff sostuvo que el impeachment no tiene fundamento jurídico, lo que evidencia que es parte de un golpe de Estado en su contra. "Un golpe al que se le intenta dar una apariencia legal y democrática". Insistió además que las maniobras contables por las que se la acusa no fueron ilegales, sino basadas que fueron parte de una cadena de decisiones, con los debidos análisis técnicos y jurídicos. 

Temer, por su parte, ha iniciado las gestiones necesarias para asumir el gobierno si Rousseff fuese destituida.

Anuncios

En sus declaraciones, la presidenta consideró una aberración el hecho de que un vicepresidente en ejercicio de sus funciones, conspirase tan abiertamente en contra de un presidente. 

Fuentes cercanas al vicepresidente, han revelado que Temer está convencido de la inminente destitución de Rousseff y que utilizará los 180 días de gobierno para elegir a los ministros de su gobierno. Sin embargo, la presidenta insiste en que el gobierno no va a renunciar a su derecho de defensa y que no considera la opción de convocar elecciones antes de lo previsto.  #Crisis