Cada año son más las personas que sufren ataques de bisontes en el Parque Nacional de Yellowstone. Allí todos los bisontes están libres, por lo tanto, no hay ningún tipo de barrera entre el visitante o los trabajadores y el bisón.

El parque donde se encuentran estos bisontes está situado en Wyoming, #Estados Unidos. Los encargados de dicho parque creen que el problema reside en la nueva moda de los selfies y que por ello se han multiplicado dichos ataques.

De 2010 a 2014 sólo fueron uno o dos ataques por año, pero en 2015 fueron cinco ataques. De esos cinco ataques sólo uno de las víctimas era un empleado, los otros cuatro eran visitantes del parque.

Anuncios
Anuncios

De esos cinco, sólo dos fueron heridos por la cornamenta del animal y los otros tres fueron lanzados por los aires, cuatro de ellos tuvieron que ser hospitalizados, pero por suerte no se tiene que lamentar ninguna víctima mortal.

Los bisontes son #Animales muy territoriales, es por ello que hay que guardar una distancia de seguridad. Antes se hacían las típicas fotos desde lejos, en ellas les podías enseñar a tus amigos qué habías visitado durante tu viaje, lo máximo que se hacía era posar con tu familia mientras otro te hacía la fotografía, si se trataba de un viaje en los que visitabas sitios como el Parque Nacional de Yellowstone, siempre los animales quedaban de fondo.

Por esa misma razón creen que antes no habían tantos ataques, en 2015 se popularizó la moda de  hacerse fotos a uno mismo, con amigos, en viajes, donde fuese. Han comprobado que muchos de los ataques se han producido mientras hacían una foto, concretamente una selfie, para hacerla deben acercarse mucho al animal y, como son muy territoriales, acaban atacando a la persona.

Anuncios

En el último ataque comprobaron que las personas estaban tomando fotos a sólo dos metros de distancia con el animal y que dos de los cinco heridos estaba de espaldas porque estaba haciéndose un selfie.

Este es un caso contrario al que pasó con el delfín y el cisne. En estos dos casos fueron las personas quienes sacaron al animal de su hábitat para hacerse selfies con ellos, el resultado fue que ambos animales murieron por la moda de los selfies.