La cifra no oficial de muertos asciende a 77 y las víctimas se cuentan por centenas, llegando a más 588 heridos, pero desgraciadamente se espera que aumente esa cifra a medida que pasen las horas. El #Terremoto se registró el sábado por la tarde en la provincia de Esmeraldas, en la zona noroeste del país próxima a Colombia. El epicentro del seísmo fue a una profundidad de 20 kilómetros en el Océano Pacífico, y a 28 kilómetros de la costa ecuatoriana. Las réplicas del temblor se han seguido repitiendo a lo largo de toda la madrugada y algunas han alcanzado la intensidad de 6,1 grados en la escala Richter.

Al menos 6 provincias están en alerta máxima ante posibles nuevos terremotos o réplicas: Esmeraldas, Los Ríos, Manabí, Santa Elena, Guayas y Santo Domingo.

Anuncios
Anuncios

El Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos envió una alerta de tsunami para algunas costas de Ecuador, Colombia, Costa Rica, Panamá y Perú. Desde el #Gobierno han anunciado que el nivel de las olas podría aumentar pero no hay una alerta real de tsunami.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa que se encuentra actualmente en El Vaticano ha declarado que la cifra de fallecidos irá en aumento a medida que vayan pasando las horas. El vicepresidente, Jorge Glas, que ha tenido que hacerse con el control de la crisis hasta el regreso del presidente, ha dado la orden de movilización a 14.000 personas, integrantes de la Fuerza Pública y ha declarado el estado de excepción.

El propio presidente desde su cuenta de Twitter ha dicho que aunque no hay una evidencia de que ocurra un tsunami, ha recomendado a la población alejarse de las zonas costeras e ir a zonas elevadas para evitar daños mayores en caso de ocurrir un tsunami.

Anuncios

También ha añadido que es el terremoto más fuerte registrado en décadas.

Este nuevo seísmo se suma a los ocurridos hace unos días en Japón, cerca de la ciudad de Kumamoto, en el que varios terremotos causaron la muerte a más de 40 personas y al menos 100 desaparecidos en la isla de Kyushu. Por el momento no se descartan nuevos temblores en la zona del Océano Pacífico, en el llamado Cinturón de Fuego que incluye a más de 20 países de varios continentes.