Siete personas más han sido detenidas para ser interrogadas en relación con una explosión e incendio en un templo hindú de Kerala en el que murieron más de 100 personas. Los siete hombres son funcionarios del templo en Paravur y estaban entre varios sospechosos buscados por la policía.

La policía había detenido a otras cinco personas y se abrió de inmediato una investigación judicial del incidente. Un tribunal de Kerala ordenó la prohibición de los fuegos artificiales en los templos.

Casi 400 personas situadas cerca del templo resultaron heridas cuando un cohete defectuoso cayó a un gran arsenal de fuegos artificiales el pasado domingo.

Anuncios
Anuncios

Un edificio en el templo se derrumbó, causando muchas de las muertes y centenares de heridos. El número de fallecidos se elevó a 111 el martes después de que dos de los heridos falleciesen en el hospital.

Siete oficiales del templo, incluido el presidente, han sido detenidos por la policía desde el lunes por la noche, y ahora están siendo interrogados sobre su papel en el incidente.

Las autoridades dicen que al templo le había sido denegado el permiso por motivos de seguridad, pero habían seguido adelante por la presión de una gran multitud. Se habían reunido miles de personas para ver los fuegos artificiales como parte de un festival del nuevo año. La policía también está investigando a cinco trabajadores del templo que participan en la organización de los fuegos artificiales.

El primer Ministro de Kerala, Oommen Chandy, declaró que 351 personas aún estaban en proceso de tratamiento por las heridas causadas por la explosión, y 24 de ellos se encontraban en un estado crítico.

Anuncios

Puttingal: “templo de los fuegos artificiales” de la India.

Fuegos artificiales y petardos se utilizan comúnmente en los festivales del templo en Kerala. Cada año los templos del país organizan espectáculos de fuegos artificiales, a menudo compiten para organizar los más espectaculares.

El incidente del domingo no es el primero de este tipo en Kerala.

El famoso templo Sabarimala prohibió los fuegos artificiales en 1952 después de que 68 personas muriesen en la explosión causada también en un espectáculo de fuegos artificiales. #Accidentes