En Dinamarca está triunfando un supermercado que vende comida caducada un 30 y 50% más barata, porque ésta tiene problemas de embalaje, mal etiquetado o esta caducada, muchas empresas están criticando esta iniciativa.

Unas cuantas personas voluntarias de una ONG han creado WeFood, este supermercado que se encuentra en el barrio de Amager en Copenaghe, donde venderán estos productos que las grandes superficies tiran por los motivos ya dichos.

Estas ventas se harán a un precio muy reducido al normal, WeFood dará productos como verduras, pan, frutas, productos lácteos y muchas cosas más, sin que nada de lo que vendan sea un peligro para la salud humana.

Anuncios
Anuncios

Esta gran idea ha dado que hablar en el país, pero a las personas de a pie están de acuerdo con la iniciativa creada, las empresas dicen que esto puede repercutir en su política de ventas.

WeFood dedicara los beneficios a proyectos sociales por todo el mundo para terminar con el hambre y la pobreza en África. España es el país donde tenemos unos dos millones de niños que pasan hambre, la Comisión Europea ha hecho un estudio que dice que desde que el agricultor recoge la cosecha en la huerta hasta que nosotros la compramos en los mercados, tiramos 7,7 millones de toneladas de #Alimentos que aún son actos para su consumo. Con esta cantidad de comida, diez millones de personas comerían durante un año, en nuestro país no habría hambre y sobraría para dar ayuda a otros países.

En el estudio de la Comisión Europea también dicen que los alimentos que tiramos entre frescos y preparados, los hogares son responsables de un cuarenta por ciento, y que los supermercados y tiendas tan solo son responsables de un cinco por ciento.

Anuncios

Estaría bien saber quién o como a echo ese estudio, porque si tenemos dos millones de niños pasando hambre y seis millones de parados que algunos cobran los 420 euros y otros nada, y otras personas con el sueldo base, no salen las cuentas. Sobre todo cuando los supermercados tienen los containers puestos en la puerta y encima algunos le echan lejía a lo que tiran para que no lo coja ninguna persona necesitada y se lo pueda comer.