¿Te imaginas vender a un miembro de tu familia para comprarte un iphone o cualquier cosa que quieras comprarte? Eso es lo que ha hecho un hombre en China.

El hombre y su esposa tuvieron a su hijo, era un embarazo no deseado, llevaron el proceso hasta el final y, 18 días después del nacimiento, el padre decidió vender a su bebé para poderse comprar una moto y un iphone, así también podía deshacerse del bebé. Aunque parezca increíble, la madre del pequeño tenía conocimiento de todo lo sucedido.

Pero esta historia no ha salido a la luz por la mujer del vendedor, si no por el propio comprador. Sintió un cargo de conciencia y se entregó a las autoridades presentando la denuncia pertinente para el caso.

Anuncios
Anuncios

Se puso todo en mano de los agentes encargados para este caso. El hombre explicó que había contactado con el padre del bebé a través de una aplicación de mensajería instantánea como puede ser whatsapp.

Cuando los agentes interrogaron a la madre, ella afirmó que conocía todo lo que había ocurrido con su bebé, que sabía que su pareja lo había vendido para comprarse un iphone y una moto. Intentó excusarle diciendo que, en la localidad en la que vivía de pequeña con sus padres, era habitual que algunos habitantes llevasen a sus hijos con otros para que éstos los criasen. Con ese argumento intenta explicar y excusarse diciendo que ella no sabía que no era legal vender a un bebé.

Ahora la Justicia de china ha decidido condenar al padre a tres años de prisión por haber vendido a su bebé. La venta se hizo por valor de casi 3.500 Euros que invirtió en objetos materiales para él.

Anuncios

Por la información que se ha filtrado, la mujer parece que no ha sido condenada, no se ha filtrado ni si debe pagar una multa, tampoco se ha filtrado que le ha pasado al hombre que lo compró y si la familia deberá devolver el dinero o no.

Muchos españoles asegurarán que tres años de prisión es demasiado poco para haber vendido a alguien de su propia familia. Es tráfico de menores y, por lo tanto, debería haber sido una pena más dura. Por suerte, el hombre que compró al bebé fue a la policía, si no esta historia jamás se hubiese sabido y aún seguiría libre. #Niños