“Esto no es política. Sólo queremos contar a la gente sobre ti y tu gente, así que danos una historia humana. No menciones las palabras “apartheid” y “ocupación”. Esto no es política. Tienes que ayudarme a mí, como periodista, para ayudarte a ti a contar tu historia, que no es una historia política. Hoy, mi cuerpo es una masacre televisada. ¿Por qué no nos das la historia de una mujer en Gaza que necesita medicación? ¿Y tú? ¿Tienes suficientes extremidades rotas como para cubrir el sol? Muéstrame a tus muertos y dame una lista de sus nombres, en un límite de 1200 palabras.”

Rafeef Ziadah, libanesa con ascendencia palestina, nace para inspirar poesía; periodista, doctora en Ciencias Políticas y activista por los #Derechos Humanos, además de ejercer como representante de Palestina en las Olimpiadas de 2012 en el Centro de Poetas de la Ribera Sur.

Anuncios
Anuncios

 

Como medio, escoge la poesía para expresar compromiso con una causa política, la ocupación ilegal de miembros del estado israelí en territorio palestino, buscando retratar el punto de vista del sufrimiento, dando voz al derecho al retorno de los refugiados y su descendencia y de la hipocresía del sionismo.

“We teach life, sir” se redacta durante el bombardeo de Gaza (diciembre 2008-enero 2009) por el ejército de Israel, mientras niños morían bajo las bombas de fósforo lanzadas por los aviones del aliado de occidente y ocupante del estado de los palestinos, donde reina el régimen de apartheid. 

Las sociedades israelí y palestina cuentan con profundas divisiones, que culminan en la violencia como respuesta al odio que sus integrantes han sido enseñados a generar contra el opuesto; se deja a un lado el pensamiento individualista, y toda una población es tratada como enemiga.

Anuncios

La reyerta se extiende al campo civil, y amplía fronteras con la intervención internacional. Mediando se encuentra el Cuarteto de Oriente Medio: Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y Naciones Unidas.

La denuncia salpica a los medios de propaganda capitalistas con las armas de ocupación y terror, y cómo el alza del poder estatal hace que las víctimas sean convertidas en terroristas, mientras el cese de bombardeos, violencia y muerte tiene fecha de caducidad indefinida.