Después de casi tres semanas de dura batalla y casi seiscientos muertos, el domingo pasado, 27 de marzo de 2016, el ejército sirio, apoyado por fuerzas árabes, asiáticas y rusas (mediante helicópteros y aviones), según www. RTVE.com,  ha conseguido ocupar de nuevo, la casi totalidad de la ciudad de Palmira y sus ruinas grecorromanas, que se encontraban bajo el control del #Estado Islámico desde hacía diez meses, en mayo del año 2015, confirmando este hecho el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Además esta organización también asegura que en estos momentos continúan todavía escaramuzas en el aeródromo y diversos lugares de la ciudad, pero los milicianos de la organización terrorista se han replegado a las ciudades de Al Sujna, Al Taiba, Al Kum y Haql al Hel.

Anuncios
Anuncios

Los templos de Bel y de Baal Shamin y el arco del triunfo de esta ciudad datan de 1800 años de antigüedad y son considerados Patrimonio Mundial de la Unesco, por haber sido un lugar de encuentro entre culturas y su gran valor histórico para el imaginario colectivo de la humanidad.

La ciudad se encuentran claramente deteriorada, y sobre todo tras la detonación de bombas en el arco del triunfo en octubre del año pasado, por la política de DAESH de la destrucción de lugares emblemáticos y de gran valor monumental, por entender que suponía un vestigio de ideología pagana que había que desterrar, como así lo demuestran las primeras imágenes que se han difundido de las ruinas por la agencia #Siria de noticias SANA. No obstante, aún persisten las principales estructuras, como el anfiteatro, siendo la intención del gobierno sirio de reconstruir en la medida de lo posible las ruinas, mandando un claro mensaje a los terroristas insurgentes, según ha reconocido el director del Departamento de Antigüedades del país, Mamun Abdelkarim.

Anuncios

La recuperación de este patrimonio, ha sido celebrado con entusiasmo por la comunidad científica, aunque existen dudas del estado real de las ruinas, por lo que será necesario realizar una evaluación de los daños, para poder desarrollar las labores de reconstruir con la pertinente precisión. #Arqueología