En Reino Unido a partir de abril del 2018, es decir, en dos años, las compañías de refrescos deberán pagar un impuesto por las bebidas azucaradas. Esta medida se ha impuesto para intentar combatir la obesidad infantil y ha sido una de las medidas más destacadas de los Presupuestos que se han presentado.

Dicha medida no afectará a los productos lácteos ni a los zumos de frutas, sólo afectará a aquellas bebidas que contengan más de cinco gramos de azúcar por cada cien mililitros. Han informado que con el dinero obtenido a través de este nuevo impuesto financiarán actividades deportivas en los colegios.

Según el #Gobierno, puede ascender a más de 600 millones de euros, equivaldría a unos 0,30 euros por cada litro y esperan que se pueda duplicar el presupuesto dedicado al deporte en todos los colegios de primaria.

Anuncios
Anuncios

George Osborne, el canciller del Exchequer, ha afirmado que los refrescos es uno de los factores que más contribuyen a que cada vez haya más obesidad infantil. Además, ha indicado que la obesidad “cuesta a la economía 35.000 millones de euros”.

Reino Unido es uno de los países donde más índice de obesidad hay, según los datos de 2015 se calcula que casi el 62% de los adultos y casi el 30% de los niños entre los dos y los quince años lo padecen. Esta misma medida fue descartada por David Cameron, quien dijo que había otros pasos que funcionaban mejor para atacar la obesidad infantil.

Después de conocerse la noticia del nuevo impuesto que empezará dentro de dos años, las acciones de las compañías de refresco han caído en Bolsa. Pero esto puede mejorar si las compañías de dichos refrescos modifican la cantidad de azúcar que llevan, ya que, según ha indicado Osborne, estos dos años dan tiempo a que ellos puedan modificarlo para así no tener que pagar más impuestos, ya que si tienen menos de cinco gramos de azúcar por cada 100 mililitros, no les afecta el nuevo impuesto.

Ahora las empresas deberán tomar la decisión, o cambian la composición de sus bebidas azucaradas o deberán pagar un impuesto extra a partir de 2018 si sus bebidas sobrepasan los 5 gramos de azúcar por cada 100 mililitros.

Anuncios