Ayer martes 15 de marzo, la prensa brasilera anunció que el ex mandatario Lula da Silva se convertirá en ministro dentro de la Secretaría de Presidencia de Dilma Roussef. Esto le otorgaría cierta protección frente a las investigaciones sobre el caso de #Corrupción en Petrobras, en la que tanto Lula como la actual presidenta están implicados. 

La decisión fue tomada tras hacerse públicas las declaraciones de el senador Delcído Amaral. en la que comprometen seriamente al ex presidente y a Dilma Rousseff en la causa de la petrolera brasileña.  

Lula ocupará el cargo que actualmente pertenece a Ricardo Berzoini, antiguo dirigente sindical del Partido de los Trabajadores (PT).

Anuncios
Anuncios

Esto lo convertirá en el primer ex presidente que asuma como ministro en la historia contemporánea de #Brasil. El nombramiento propuesto por Rousseff, garantizaría a Lula cierta inmunidad frente a las acusaciones.  

Según informó el diario local O Globo, el ex mandatario aceptó el lunes la propuesta "para integrar un ministerio y volver a trabajar en el Palacio de Planalto", sede del Poder Ejecutivo. Ante la noticia, Bovespa, la bolsa de Brasil, cayó un 4% y el real devaluó un 2% frente al dolar. 

Una vez que Lula da Silva ocupe su cargo de ministro formalmente, el caso de Petrobras pasará a estar en manos de la Corte Suprema de Brasil. Esto también respaldaría a Rousseff que actualmente se enfrenta a un posible juicio de destitución.  

El PT argumentó que la presencia de Lula en el gabinete mejoraría el diálogo y la "capacidad de articulación política" del #Gobierno con el Congreso.

Anuncios

Por su parte, la oposición informó que intentará impedir el nombramiento acudiendo ante tribunales de ser necesario. Los partidos opositores ven claro que esta es una estrategia del gobierno para que el ex presidente salga ileso del caso o al menos se retrasen los procesos que tiene en su contra. 

La propuesta surge el mismo día en el que Supremo Tribunal Federal de Brasil homologase las acusaciones contra Rousseff y Lula, hechas por el senador del PT Delcído Amaral. Las declaraciones implican a ambos en el escándalo de corrupción en Petrobras e incluso los denuncia por haber intentado sobornar a las autoridades para detener las investigaciones de la causa.