Decenas de agentes policiales del #Brasil allanaron la casa esta mañana del expresidente Lula da Silva con orden de allanamiento e inspección de sus propiedades, fue llevado detenido para declaraciones por presuntos casos de #Corrupción relacionados con el caso de Petrobras.

Petrobras, la mayor empresa petrolera de Brasil, ha servido de medio para el establecimiento y expansión de una red corrupta relacionada con lavado de dinero.

La Operación Lava Jato liderada por la policía federal de Brasil ha venido investigando los casos de corrupción dentro de la empresa, en la cual se han visto implicados tres expresidentes de Brasil: Fernando Henrique Cardoso, Fernando Collor de Melo, y la dirigente actual, Dilma Rousseff.

Anuncios
Anuncios

La policía federal ha detenido a el expresidente de Brasil  y ha dicho que hay pruebas que lo culpan de ser partícipe de los actos de corrupción en Petrobras y lo apunta como una de las personas que más se benefició con los actos de corrupción y sobornos gestionados en Petrobras.

La investigación de la Operación Lava Jato han arrojados como resultados 24 personas directas implicadas y un desvió de dinero de 8.000 millones de dólares. La red de corrupción se ha extendido a otros países como Estados Unidos donde hay acciones del caso de Petrobras que están en investigación asi como también existen operaciones vinculadas a el caso en países de Latinoamérica, entre ellos, Suiza donde se continúan con las averiguaciones.

Mientras tanto, el expresidente Lula da Silva está en su posición firme de jamás haber participado en un acto ilegitimo, y por otro lado, la policía federal de Brasil dice ya contar con las pruebas suficientes y testimonios involucrados para su detención y aclaración del caso.

Anuncios

Con la detención de Lula da Silva se acentúa la reclamación de salida de la actual presidenta Dilma Rousseff.  que también ha sido vinculada a esta gran red de corrupción, aunque no se han encontrado pruebas precisas para su detención. Colocada en el medio de un escándalo de corrupción y una crisis política, la presidenta de Brasil no podrá detener los cambios que se avecinan.