Hong Kong tiene problemas parecidos a las otras ciudades de China, como demuestra el expediente que dio el Ministerio de Asuntos Civiles Chino este mes de febrero, en la que dice a sus ciudadanos que elijan otra manera de enterrar a sus difuntos, que hay otros métodos como el entierro ecológico que ahorraría espacio dada la escasez de terreno que sufren muchas ciudades como Pekín.

Los entierros verdes son aquellos donde la población esparce las cenizas en jardines que se han hecho con ese propósito, o se esparcen en el mar.

El #Gobierno espera que los incentivos económicos y las facilidades que ofrecen puedan descongestionar la presión de los cementerios.

Anuncios
Anuncios

Hong Kong es una de las ciudades más pobladas del planeta con siete coma cinco millones de personas que habitan en sus grandes rascacielos densamente poblados y que ya es difícil encontrar vivienda, imagínese para poder ser enterrado en una tumba ya que la mayor de este terreno está declarado reserva natural.

El Gobierno local lleva muchísimo tiempo intentando convencer a su población de que dejen de enterrar a los difuntos y se decidan por la cremación. En dos mil catorce la tasa de defunciones fue de cuarenta y seis mil personas y se consiguió incinerar al noventa y dos por ciento, comparada con la del año mil novecientos setenta y cinco que solo fue de un treinta y cinco por ciento. Eso quiere decir que la población se está concienciando con el problema de espacio que sufren, pero les ha surgido otro problema, que se están quedando sin espacio para albergar las cenizas, los ocho columbarios públicos donde se almacenan las urnas funerarias están casi llenos mientras que los privados tienen un precio de entre cinco y treinta mil euros.

Anuncios

El Gobierno ya se ha planteado la construcción de nuevos columnarios para poder hacer frente a este problema de espacio y poder alojar las urnas de los futuros muertos. Los pobladores de los lugares planteados no quieren la construcción, bien sea porque dicen que bajarían los precios de sus viviendas o por miedo a los fantasmas y otros que dicen que los espíritus afectaran al Feng shui de su residencias.