El califato ha convertido la natalidad en su flotador para la supervivencia del yihadismo.

Quilliam, realizó un informe sobre “los niños del califato”. Que interesado extremadamente en ello, está invirtiendo en la educación y doctrina de estos menores en campamentos que están repartidos por todo el territorio del #Estado Islámico. En todo el estado hay 31.000 mujeres embarazadas, a las que hacen llegar libros de instrucciones de cómo educar a un hijo yihadista, que sugieren desde deportes para mejorar la coordinación o el estado fisco del menor, hasta contarles para dormir historias sobre el martirio, o visionar con ellos webs yihaidstas.

El informe de esta fundación británica también dice que este adoctrinamiento es sistemático y tiene trazas nazis, que participa la familia, no solo los niños, pues cuanto más temprana la formación mayor será el éxito de ésta, pues lo verán más normal.

Anuncios
Anuncios

Este informe acompañado de pruebas Visuales de las clases de estos menores varones en las que se reemplazaron la física o las ciencias por la gimnasia y la religión ahora rebautizadas como la “formación yihadista” que incluyen armamentos, prácticas y artes marciales entre otras, pero las chicas llamadas “perlas del califato” son educadas para permanecer ocultas en su hogar y atender con dedicación a sus maridos. Y todos estos menores son animados a denunciar a amigos y familiares contrarios a los ideales yihadistas. Además entre sus líderes existe la creencia muy extendida de que los combatientes de esta generación venidera, serán más valientes y leales al IS.

Estos a los 10 o 15 años que ya han terminado de aprender árabe y tienen el Corán memorizado, son trasladados a dichos campamentos.

Anuncios

A comienzos de este año 2016 la #ONU denunciaba que en junio de 2015,de 800 a 900 niños fueron reptados por el Estado Islámico (IS) para su adiestramiento y ser cadetes de la Yihad. En su informe explican que someten a los menores a un entrenamiento extremo en el que los golpean ,no solo a patadas y puñetazos también con palos, para desfilar uniformados y armados en su graduación, convirtiéndose en verdugos, suicidas, soldado raso ,espías o predicadores, según las habilidades de cada niño.

Este informe avisa de que a estos los menores, que además de no conocer más que ese mundo, han sufrido un gran trauma tanto físico como psicológico. Será un trabajo largo y duro el proceso para desradicalizarlos