El gobierno norcoreano y su régimen están siendo acorralados por todos los frentes. A nivel internacional ha sido objeto de sanciones por el desarrollo incontrolado de armas nucleares, sin olvidar de la presión militar que ejerce los Estados Unidos, con el despliegue marítimo militar en Corea del Sur, y el anuncio de la creación de un escudo antimisiles en la zona.

Y ahora, el relator especial para Corea del Norte, Darusman ha solicitado a la comunidad internacional, que no dejen impunes los delitos de lesa humanidad que están cometiendo los jerarcas del régimen. Así denunció, el viernes 11 de marzo, en sesión del Consejo de #Derechos Humanos de este organismo, sesión que trató de evitar el propio gobierno norcoreano, que se están destinando ingente cantidad de dinero para el desarrollo militar nuclear, mientras que un número importante de la población pasa necesidad apremiante por falta de alimentos.

Anuncios
Anuncios

Así, textualmente en rueda de prensa manifestó, según EFE que “La comunidad internacional debe asegurarse de que el más alto mando del país, incluido Kim Jong-un, sea considerado responsable de los crímenes cometidos en el país, incluidos los crímenes contra la humanidad”.

El propio relator solicita que se cree una comisión, para que investigue los hechos que denuncia, y con las conclusiones, poder iniciar un proceso para pedir responsabilidades penales por la comisión de crímenes contra la humanidad, matizando que la responsabilidad se podría exigir uno a uno, en base a que existe una pirámide jerárquica en la cadena de mando del régimen norcoreano, y cada uno sería responsable de las decisiones y ordenes tomadas. Ya en informe de 2014, que participó el propio Darusman, se solicitaba la apertura de un procedimiento en la Corte Penal Internacional por torturas masivas y asesinatos selectivos, iniciativa que no tuvo eco, por un posible veto de China, el aliado más firme del régimen de Kim Jong Un.

Anuncios

También hizo alusión a la situación de los ciudadanos japoneses secuestrados entre 1977 y 1983, por supuesto espionaje, y que se desconoce su paradero y su situación. #Corrupción #ONU