Se hacen llamar “Los Halcones del Kurdistán” (TAK), y han publicado en su propia página web un comunicado en el que se responsabilizan del atentado que segó la vida a 37 personas en Ankara el pasado día 13 de marzo, en pleno corazón de la capital turca. En el mismo comunicado puede leerse que el grupo armado justifica su acción como respuesta de venganza a varias operaciones de carácter militar llevadas a cabo por tropas turcas al sureste del país, durante el pasado mes de julio. También se hace mención a una mujer, Seher Çagla Demir, una estudiante universitaria nacida en 1992, la que dicho grupo considera “nuestra primera camarada mujer”, que tuvo el dudoso honor de hacer estallar el automóvil cargado de explosivos junto a la parada del autobús municipal, causando numerosas muertes, heridos y bajas civiles.

Anuncios
Anuncios

Pero el #Terrorismo no es justificable.

Al parecer, y según las mismas informaciones, las fuerzas de seguridad eran el objetivo prioritario de esta masacre, y la ubicación del vehículo cargado de explosivos fue seleccionada precisamente en ese lugar debido a que las mencionadas fuerzas de seguridad suelen realizar sus guardias en la zona, estacionando allí sus vehículos y controles policiales. En dicho comunicado, además, el grupo armado pone de manifiesto que “queremos expresar nuestro dolor por las bajas civiles sin relación con los responsables de esta guerra sucia”, según informaciones recogidas por el diario “El Mundo” en su edición digital. Así, pues, este nuevo atentado reivindicado por el grupo armado se suma a otras tres acciones terroristas: la que tuvo lugar el pasado día 17 de febrero, en la que perdieron la vida una periodista y veintiocho agentes del orden, la que tuvo como escenario el aeropuerto de Sabiha Gökçen de Estambul, el día 23 de diciembre, donde se perpetró el lanzamiento de varios proyectiles y en el que falleció una empleada de la limpieza.

Anuncios

Y la del ya lejano pero no olvidado septiembre del año 2011, en que la explosión de otro coche bomba mataba a otras tres personas, también en Ankara. Todas estas acciones fueron reconocidas públicamente como de su autoría por la misma organización armada.

Una jerarquía que se auto define a modo de una “escisión de la guerrilla kurdo-turca”, pero que en realidad está declarada y considerada abiertamente como una organización terrorista por la #Unión Europea, #Estados Unidos y Turquía que, a diferencia de otras formaciones de este tipo, sí contemplan al personal civil como un objetivo más para llevar a cabo sus atentados.