Viktor Orbán, el  presidente húngaro, ha ganado la partida. La política auspiciada y sostenida por Ángela Merkel, en cuanto a la distribución y la acogida de los inmigrantes en la UE,  ha dado el definitivo traspié que venía anunciándose, ante el malestar de los países miembros.

La oleada multitudinaria de los refugiados ha puesto en cuestión algunas de las características esenciales de la UE, por empezar la constitución de un espacio de libre circulación, de personas y mercancías. Los países del Este han expresado su disconformidad en cuanto a este punto. Lo que se ha evidenciado territorialmente con el cierre de fronteras de la mayoría de ellos. En ocasiones como en Hungría, con el levantamiento de verdaderas contenciones físicas, a veces representadas únicamente por la intervención policial, que ha llegado a disparar gases lacrimógenos sobre los refugiados que intentaron violentarlas.

Anuncios
Anuncios

En este contexto se hace evidente el importante papel que juega Turquía en la regulación del flujo migratorio. Erdogan utiliza este singular posicionamiento para presionar a la Unión con sus nuevas condiciones. En Bruselas el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha enumerado las exigencias de su gobierno para seguir sosteniendo la política de contención de los refugiados sirios. A grandes rasgos estos son los puntos a discutir: duplicar las ayudas  que brinda la Unión para el sostén de los refugiados , cinco capítulos adicionales en las negociaciones de adhesión y acuerdo de liberalización de visados (con el fin de que los ciudadanos turcos puedan circular  por la #Unión Europea, sin ninguna traba).

Beatriz Navarro corresponsal de la Vanguardia en un claro análisis ha expresado: “Esta cumbre demuestra lo indispensable que Turquía es para la UE y lo que la UE es para Turquía”.

Anuncios

No obstante ésto, la autoritaria actitud de Erdogan, la reciente intervención de un diario de oposición, así como los ya comentados enfrentamientos con Rusia y su actuación en la frontera norte de #Siria , hacen que la negociación con este miembro de la OTAN no sea del todo sencilla.

En relación a Grecia, se estudia devolver a Turquía  los refugiados sirios que lleguen a través de este país. Se decidirá finalmente  si se determina el cierre de esa frontera. El presidente de la República Checa, Miloš Zeman, cree que una forma de que Grecia pague su imposible deuda externa, seria aceptando la construcción de  campamentos para refugiados, en las islas que estos  alcanzan diariamente .Como dice Zeman " seria matar 2 pájaros de un tiro".

En Bruselas los países del bloque deciden apostar por Turquía  en su consabida función de "tapón" para  el flujo de inmigrantes. Se tratará  sobre la devolución de 800 personas de origen magrebí, que atravesando la frontera turca pasaron a Grecia ilegalmente y de una intervención más enérgica y efectiva sobre los traficantes de personas. #Inmigración