El jueves 17 de marzo la Asamblea Nacional de Venezuela (AN) ha decidido que no aprobará la prórroga de 60 días del decreto de emergencia económica lanzado por el presidente Nicolás Maduro. La razón del rechazo fue que la presidencia no aportó la información suficiente para justificar su extensión.

Sin embargo, aceptó trabajar junto al Poder Ejecutivo para intentar superar la #Crisis nacional. La AN, conformada mayoritariamente por miembros de la oposición, estudiará los aportes que haga la presidencia para "para corregir el rumbo estatista y rentista de la política económica imperante". Así lo anunció Simón Calzadilla, diputado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y portavoz de la decisión del Parlamento.

Anuncios
Anuncios

El diputado alegó que la solución de la crisis económica que atraviesa #Venezuela requiere de un profundo cambio en las políticas económicas, y no de otorgar más poderes al #Gobierno. Gobierno que esta semana había aprobado la prórroga del decreto de emergencia económica promulgado por Maduro en enero, con el objeto de afrontar la "guerra económica" que sufre Venezuela por parte de los sectores de la derecha nacional e internacional.

La AN ya había rechazado el decreto anteriormente, cuando se opuso a la solicitud Maduro de aprobación del decreto presidencial en su primer periodo. El decreto entró en vigencia por un fallo del Tribunal Supremo de Justicia, y es posible que en esta ocasión se repita el mismo proceso. 

Desde su llegada a la presidencia, Maduro asegura que existe un plan internacional que pretende asfixiar económica a Venezuela y provocar su destitución del gobierno.

Anuncios

Ayer jueves, ha denunciado que en Brasil comenzó un "golpe de Estado mediático y judicial" contra la presidenta Dilma Rousseff

En un acto realizado en el Palacio de Miraflores, el presidente destacó que la honestidad y la valentía eran dos valores característicos de Rousseff, mientras que Lula da Silva es para Maduro el "líder del Brasil y líder de América". Según el mandatario venezolano, la situación en Brasil es consecuencia de un complot de la derecha a través de los medios de comunicación.