A esta hora el balance se eleva a 33 muertos y a 230 heridos algunos de ellos en estado crítico. El grupo terrorista #Estado Islámico ha reivindicado hace unas horas los atentados mediante el siguiente mensaje: ‘Por la gracia de Alá, una célula secreta de soldados del califato han detonado bombas cinturones y aparatos explosivos, contra el aeropuerto y una estación de metro de la capital de Bélgica, país que participa en la coalición internacional contra el Estado islámico’. Haciendo alusión a Occidente como los ‘países cruzados’ afirman que: ‘Vivirán días negros en respuesta a su agresión contra el Estado del islam’.

Gracias a una cámara de seguridad del aeropuerto la policía ha podido identificar a tres sospechosos, dos de los cuales se habrían inmolado y busca a un tercero que disimulaba su rostro mediante un sombrero y unas gafas.

Anuncios
Anuncios

La foto se ha difundido junto con un teléfono gratuito de Bélgica instando a los ciudadanos a llamar si reconociesen al hombre en cuestión o tuviesen información de su paradero y asegurando la discreción.

Para mañana miércoles a las doce del mediodía el gobierno belga ha pedido a la población un minuto de silencio en repulsa por los atentados. Asimismo está previsto que también mañana las líneas de autobuses funcionen con normalidad. No se sabe con seguridad cuando podrá utilizarse de nuevo el metro ya que dependerá de los medios que se activen para su seguridad.

Bruselas a pesar de los atentados ha vuelto a llenar sus calles sobre todo con mucha gente joven que realiza pintadas con tiza en el suelo y enciende velas recordando a las víctimas. La ministra de educación Joëlle Milquet se ha dirigido a las escuelas que retomarán las clases mañana para darles unas normas de seguridad instando a profesores y directores a controlar de forma permanente la entrada y salida de los alumnos y a preparar los lugares menos accesibles como refugio ante algún incidente.

Anuncios

Las redes sociales han expresado durante todo el día sus condolencias y su repulsa al #Terrorismo islámico que ha vuelto a segar vidas inocentes.