Corea del Norte posee uno de los más grandes ejércitos del mundo, con 1.500.000 efectivos se ubica en el cuarto lugar por el número de militares en actividad con los que cuenta. Además lo integran 7 millones de reservistas . es el país   con el más  alto proporcional de militares en relación  al número de habitantes Según la organización Global Security.org, está formado por unidades de infantería mecanizada, apoyadas por artillería  ubicada casi totalmente en bases subterráneas, de manera tal que no necesariamente deben  exponerse al fuego enemigo. Asimismo según fuentes surcoreanas Kim Jong-un , fabrica fusiles armas pesadas y vehículos de combate, en instalaciones que también son subterráneas.

Posee el mayor arsenal de armas químicas de la historia. La conjunción de proyectiles intercontinentales con los venenos químicos, serian una de las capacidades más letales del Ejército  Norcoreano.

El arsenal nuclear con que cuenta Pionyang  es bien conocido por occidente y el líder coreano se ha pavoneado insistentemente en los últimos tiempos, con esta capacidad de su ejército. Todos lo años durante el habitual desfile militar en el superestadio con capacidad para 150.000 personas sentadas, en el centro de Pyongyang,  Kim Jong-un exhibe sus bombas nucleares, que de ser detonadas durante un ataque significarían un incontable número de millones de víctimas en el planeta. Existe la suposición de que Corea del Norte construye túneles por debajo del  territorio de Corea del Sur, ubicados bajo las principales ciudades de su odiado enemigo, que estarían equipados con dispositivos nucleares listos para ser detonados ; constituyéndose en armas difíciles de ser detectadas o interceptadas como podría ocurrir con los misiles.

Corea del Norte es un país diseñado para la guerra. Posee miles de kilómetros de rutas por las que no circulan automotores de civiles, pues están proyectadas para que vehículos de guerra trasladen fácil y rápidamente al ejército de un lugar a otro. Las imágenes que llegan a occidente de enormes carreteras con cuatro carriles por sentido pero absolutamente desiertas, dan un aspecto surrealista al paisaje norcoreano.

Estas monstruosas armas, usadas como juguetes bélicos por Kim Jong-un, han despertado la inquietud de la comunidad mundial y la más severas sanciones que se han endurecido en los últimos casos, por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, pero que son ignoradas por el desconcertante líder norcoreano.

Kim Jong-un, temido por las terribles torturas a las que somete a sus enemigos  y las condiciones inhumanas a las que ha llevado la vida  del pueblo de su país,  constituye un peligro real para la paz internacional.    #Estados Unidos #Poder #ONU