Italia era el único gran país europeo que todavía no contaba con legislación sobre los matrimonios homosexuales. Esta era una tarea pendiente del joven primer ministro, Matteo Renzi, del Partido Democrático (PD), según él mismo comentó en el balance que hizo a final del año 2015. Quería hacer de los matrimonios homosexuales uno de sus grandes avances progresistas, pero finalmente el texto aprobado se parece poco al propuesto. 

Comenzó con la propuesta a comienzos de 2016, pero ya desde el principio fue planteada de un modo mucho más discreto que en otros países europeos. En Italia, no se habla de matrimonio gay, sino de uniones civiles.

Anuncios
Anuncios

La diferencia no es solo de la palabra, sino también de los derechos y obligaciones que tiene la pareja. Por ejemplo, el Senado italiano no ha querido que los homosexuales tengan que firmar la cláusula de fidelidad, básica en los matrimonios heterosexuales, a los que no han querido equipararlo. 

La ley de uniones civiles homosexuales, además, no ha aprobado el que era su punto más polémico, el llamado "step child adoption". En principio, el proyecto permitía que un miembro de la pareja pudiera adoptar el hijo biológico de su compañero o compañera. Sin embargo, este punto no llegó a debatirse porque el Movimiento Cinco Estrellas se unió a los grupos conservadores en este asunto y lo rechazó. 

Las discusiones no fueron solo entre distintos grupos políticos, sino también dentro del Partido Democrático, algo similar a lo ocurrido en España en casos como la ley del aborto o la misma del matrimonio homosexual.

Anuncios

El tema más polémico, el de las adopciones, generaba controversias porque podría dejar la puerta abierta a que las parejas del mismo sexo recurrieran a vientres de alquiler para tener hijos, algo que hizo saltar las alarmas en una cámara más conservadora que las españolas y en un país en el que el poder de la Iglesia es evidente, a pesar de estar en un estado separado. 

Renzi logró sacar la ley adelante con el apoyo del grupo conservador Nuevo Centrodestra (Ncd), su socio de Gobierno. El líder del partido y ministro del Interior, Angelino Alfano habló de un "éxito" para Italia porque había logrado reconocer los derechos de las parejas homosexuales a "unirse civilmente" pero, al mismo tiempo, protege el matrimonio entre un hombre y una mujer. Alfano celebró que la norma evita "una cosa contranatura,  que es que dos personas del mismo sexo puedan tener un hijo". 

Sin embargo, no todo está hecho. Todavía es necesario que la ley sea ratificada por el Consejo de los Diputados, la otra Cámara italiana. 

Este primer paso no ha contentado ni a unos ni a otros.

Anuncios

Los colectivos gay se manifestaron frente al senado tras considerar que la ley, en un principio muy ambiciosarminado siendo una desilusión. Cree que no es suficiente y que discrimina a los homosexuales. Por su parte, las asociaciones católicas alertan de que la nueva norma acerca de un modo "peligroso" el matrimonio heterosexual y el homosexual. 

Italia pospone el debate sobre las uniones gays y elimina las adopciones

Se abre una nueva puerta para que el Papa acepte el uso de anticonceptivos #Unión Europea #Derechos Humanos