El Pentágono aprobó un acuerdo el martes para vender cerca  de 700 millones de dólares  en bombas inteligentes a Turquía, a través de su esquema de Ventas Militares al Extranjero. La venta se produce en un momento crucial para la armada de Ankara, que sigue estando muy involucrada en los ataques al brazo militar del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Iraq.

"El acuerdo llegó a tiempo, ya que estamos profundamente comprometidos en la guerra asimétrica y necesitamos bombas inteligentes",  dijo un oficial militar turco a Defense News.

Turquía intensificó sus esfuerzos contra los militantes kurdos después de la cancelación del alto el fuego  que ya había cumplido los dos años de duración.

Anuncios
Anuncios

Turquía está dispuesta a asegurar su potencia armada, dado su constante enfrentamiento con Rusia por la acción militar en Siria. En noviembre un avión ruso fue derribado por las fuerza turcas por una supuesta desviación hacia su frontera.

La adjudicación de la cantidad desconocida de las municiones se le dio a la Ellwood National Forge y General Dynamics Ordnance and Tactical Systems, ambas empresas constructoras de bombas  BLU-109 "revienta-búnkeres". Su venta es la primera en Turquía, y el contrato expira en 2020.

Las bombas altamente explosivas, cada una con 550 libras de tritonal, que es una mezcla de TNT y polvo de aluminio, han estado en el inventario  de EE.UU. desde 1985 y fueron utilizadas en incursiones contra los combatientes enemigos en las dos guerras de Iraq y Afganistán. La bomba puede retrasar su explosión hasta que pasa a través del suelo, lo que le permite destruir completamente la cueva o bunker  al que está dirigido.

Anuncios

El sistema de Ventas Militares al Extranjero fue criticado el martes por un prominente general de la Fuerza Aérea y la semana pasada por el senador John McCain, R-Ariz.,  quienes dijeron que el  lento proceso para comprar armas estaba empujando a potenciales clientes en el extranjero para comprar a Rusia en su lugar. Esto no sólo significa menos ingresos para las compañías de defensa de #Estados Unidos, pero puede significar que las fuerzas estadounidenses tengan que trabajar con sus aliados usando diferentes armas y sistemas de comunicación en el campo de batalla.