La policía holandesa recibió aviso del FBI (Federal Bureau of Investigation) acerca del inminente peligro que suponían los hermanos Bakraoui. Las autoridades holandesas contactaron con la policía belga al día siguiente, haciéndoles llegar la información facilitada por el FBI, según declaraciones de Ard van der Steur, ministro de Justicia holandés, en una intervención en el Parlamento de La Haya. El informe proporcionado por el estamento de investigación americano advertía a los holandeses de la existencia de antecedentes penales en el historial de los dos hermanos, así como del peligro real de que éstos entrañasen una amenaza de #Terrorismo yihadista, tan activa ahora por el autodenominado #Estado Islámico.

Anuncios
Anuncios

Tan sólo seis jornadas después del aviso, los suicidas kamikazes detonaban sus cinturones explosivos en el aeropuerto de Bruselas y en el metro, causando decenas de víctimas y sembrando el terror en la capital europea, tal y como recoge hoy el diario “La Dernière Heure” en su edición digital.

Si a esta información añadimos que Bélgica fue advertida sobre los resultados obtenidos en un registro policial el pasado mes de enero de 2015 en el apartamento de Abdelhamid Abaaoud (principal diseñador de la operación terrorista que costaría la vida a otras 129 personas en los atentados de París), donde se hallaron entre otras pruebas algunos planos y bocetos del Aeropuerto de Zaventem –noticia que ha trascendido este mismo lunes– se cierra un círculo que nos invita a plantearnos qué está pasando con la seguridad, o con quienes deben gestionarla correctamente.

Anuncios

Máxime cuando dichos planos y mapas fueron enviados de inmediato por Atenas a Bruselas. Máxime cuando el Estado Islámico se beneficia enormemente de estos errores. Y esto nos remonta a 2015.

Todas estas fallas están generando gran desconfianza y, sobre todo, una crisis de cierta envergadura entre las filas del Gobierno belga, en el que se están produciendo algunos conatos de dimisión de algunos ministros –“Justicia” e “Interior”– que se sabe no han sido aceptadas por el jefe de Gobierno. La seguridad es permeable, y esto ha quedado de manifiesto, poniendo en evidencia la mala gestión de actuaciones y recursos pero, sobre todo, de información, en materia de seguridad. #Atentado en Bruselas