Es obvio que empresas como #Apple han de defender la privacidad de sus clientes, pero todo tiene un límite. Este límite se rebasó tras la negativa de Apple a desbloquear el tan famoso iPhone de San Bernardino. La compañía no ayudó al Gobierno de #Estados Unidos a desbloquear el teléfono del terrorista, acto necesario para la investigación del suceso.

Este pulso entre el FBI y Apple llegaría a su fin la noche de este lunes. Melanie Newman, portavoz del Departamento de Justicia declaró lo siguiente: “El FBI ha accedido con éxito a los datos guardados en el iPhone del terrorista de San Bernardino", y añadió que ya no se necesita la ayuda de Apple.

Anuncios
Anuncios

Finalmente se lograba hackear el iPhone de Syed Farook, autor del tiroteo sucedido el pasado 2 de diciembre en California, que acabó con la vida de 14 personas en San Bernardino. Esto es un paso de gigante para la investigación del caso, ya que el teléfono de Farook servirá para reconstruir los pasos dados por el terrorista los días previos a la matanza.

El sistema de seguridad del aparato, elimina todo su contenido si se introduce una contraseña incorrecta en varias ocasiones, lo que forzó al FBI a pedir cooperación al gigante tecnológico. La lucha comenzó cuando la magistrada federal, Sheri Pym, ordenó a Apple la ayuda al FBI para acceder a los datos del teléfono. Apple se negó aludiendo a la privacidad de sus usuarios, lo que inició una batalla legal.

La situación dio un giro inesperado la pasada semana (22 de marzo), cuando se informó de la ayuda de alguien ajeno al caso que podría saber como desbloquear el terminal.

Anuncios

Aún no se ha identificado a esta persona, pero su contribución ha sido un verdadero éxito para el FBI, que accedió con éxito a los datos del móvil. Newman indicó que los investigadores están investigándolo siguiendo los procedimientos habituales en estos casos.

Duro revés para Apple y su política de privacidad. ¿Realmente se debe anteponer la privacidad ante hechos tan deleznables como el #TerrorismoObviamente esto es algo que queda en la opinión de cada uno.