Parece ser sólo una cuestión de tiempo el hecho de que el autodenominado #Estado Islámico aterrice de manera contundente en América del Sur. Eleuterio Fernández Huidobro (Ministro de Defensa de la República Oriental de Paraguay) se ha manifestado hoy en esa dirección en unas declaraciones vertidas en el diario “El País” (de Montevideo) al señalar que el ISIS está extendiendo sus temibles brazos por todo el Cono Sur mencionando, específicamente, a países como #Brasil o Argentina como escenarios de captación de nuevos yihadistas: “Tenemos yihadistas reclutados en Argentina y Brasil jugando en primera división, en las grandes ligas…” Ha añadido, además, que ciudadanos argentinos o brasileños que han ido a “pelear allá” han acabado por integrarse y acabar formando parte del tenebroso engranaje del #Terrorismo islámico, y “Esa gente después establece vinculaciones.

Anuncios
Anuncios

Ese es el riesgo que hay que vigilar”.

Estas declaraciones parecen secundar a la perfección los desvelos que ya en su día mostraron en Brasil los servicios de inteligencia en referencia al problema del reclutamiento de nuevos “soldados” yihadistas en el país.

Estado Islámico y terrorismo en Sudamérica

Las señales ya son muchas y claras, y constituyen un peligroso “vademécum” que conviene tener en cuenta: la alarma en Brasil sobre posibles atentados terroristas debido a los próximos JJOO es real, pero también hay otros indicios que hablan por sí solos, como la captación por el ISIS de ciudadanos sudamericanos, o de activistas brasileños y argentinos, o la realidad de protocolos antiterroristas en este sentido en países como Uruguay… la sombra de amenaza del Estado Islámico pesa como un yunque en el Cono Sur, y conviene prestarle la debida atención.

Anuncios

Una consultora, la “Soufan Group” aportaba datos concretos a tal respecto, al argüir que al menos tres brasileños y veintitrés argentinos se cuentan entre las filas de los treinta y un mil individuos registrados en la militancia del ISIS.

Por el momento se está prestando atención especial a la llamada “frontera seca” con Brasil, y se están coordinando todos los países fronterizos con al inmenso país del Amazonas; un territorio muy vasto que conviene tener controlado de uno u otro modo, y parece ser que la clave para ello se encontraría, según palabras de Fernández Huidobro, “en el intercambio de información de inteligencia”.