John Kerry, secretario de los Estado Unidos, en una rueda de prensa en la sede del Departamento de Estado ha asignado como genocidio los crímenes cometidos por el #Estado Islámico a grupos religioso y minoría que están bajo su control, a la vez que acusó al grupo extremista de cometer "crímenes contra la humanidad".

Aunque su opinión no trae consigo una sentencia en contra de lo crímenes dijo que será el tribunal internacional el encargado de continuar con el seguimiento de estos crímenes atroces.

El departamento de estado continuará evaluando más a fondo los asesinatos cometidos para darle una calificación legal para que asi poder actuar en forma práctica según lo determinado.

Anuncios
Anuncios

El secretario de #Estados Unidos informó que desde el 2014 el Estado Islámico ha venido cometiendo estos crímenes y que la tarea del departamento los Estados Unidos será continuar con las campañas por derrotar definitivamente el extremismo violento impuesto por este grupo terrorista.

La designación definitiva de calificar los crímenes hechos por el Estado Islámico como genocidio, implicará decisiones prácticas que tendrá Estados Unidos que tomar ya que el país forma parte de la convención de la ONU que va en contra del genocidio. Este tratado hace un llamado a Estados unidos a dar castigo a todo acto de genocidio que atente contra cualquier grupo humano por motivo político, racial o de religión

Y aunque el Departamento de Estado continúa evaluando si calificar los actos del Estado Islámico como genocidio, el secretario reiteró la etiqueta de genocidio para los crímenes hechos por ISIS, diciendo “El Estado Islámico es responsable de genocidio contra grupos religiosos”.

Mientras, Estados Unidos, continuará recaudando firmemente todos los documentos que prueban todas las atrocidades cometidas por el grupo terrorista.

Anuncios

Uno de los últimos crímenes difundidos por ISIS fue la ejecución de 6 espías que se habían infiltrado en el grupo para obtener información. Mohamed Mahmoud Dayih fue uno de los espías que fue decapitado con un alambre explosivo atado al cuello.